martes, 20 de diciembre de 2005

Mujeres Desesperadas

Esta mañana he sufrido una nueva y abismal experiencia. He tenido que abandonar la calidez del hogar cuando preparaba la pátina navideña que introduciré en breve al blog y me he visto obligado a asistir a uno de esos eventos que uno sólo se imagina cuando lee un cruel relato de realidad demostrativa surgida de la inefable mente de Chuck Palahniuk. Como soy un parado sin futuro, un ácaro social, el Servicio de Orientación de Empleo ha solicitado mi presencia para formar parte de una inacabable charla de tres horas sobre el Autoempleo. Una actividad grupal bastante surrealista donde me he visto inmerso entre mujeres cuarentonas, con hijos casi todas ellas y bastantes desubicadas, por lo que han señalado.
La mujer que ha impartido el curso, Yolanda, es la típica cursi religiosa de formación católica y voz estridente. Bajo su tímida expresión oculta tras unas horrorosas gafas rosas, ha empezado su perorata a modo de palabreo inicial conciliatorio, procurando romper el hielo e intrascendentalizar la situación. Ha hablado de su hija, que se niega a ponerse un gorro con el frío que hace. Tras esto, ha comenzado a plantear las bases de lo que ha sido una insufrible cantilena sobre emprendedores, franquiciados, negocios propios, subvenciones… divagando en todo momento con frases contradictorias como “yo como desempleada aunque trabaje, bueno, es decir…” y exhibiendo una falta de vocabulario y preparación casi insultante; “que le den morcillas a Internet”, “muchas veces me voy pa’ casa con la cabeza cuadrá”, y “si es que hay de tó en la viña del Señor” han sido sólo un introductorio arquetipo del catálogo léxico de una tía que, a pesar de todo, me ha resultado simpática. Sin embargo, lo mejor de la mañana ha sido adentrarse por unos instantes en la vida de esas mujeres desesperadas reales, cotidianas y cansadas. Todas ellas bastante resignadas y desilusionadas con la falta de trabajo, la monotonía familiar y este tipo de charlas que sólo te ayudan a acrecentar tu amargo resentimiento frente a la inestabilidad laboral.
La primera en presentarse ha sido Guadalupe, una profesora de secundaria de 47 años, caracterizada por su tinte de pelo rojo chillón. Afirma convencida que a su edad es imposible encontrar trabajo. “Tengo un 80 o 90% de posibilidades de que no me den un puesto de trabajo porque sólo quieren jóvenes”. La profesora, optimista y crédula, le ha refutado con la frase “ya verás cómo seguro que encuentras algo”. Y seguidamente ha puesto un ejemplo sobre una señora que encontró su vocación en la peluquería. Sí, así de incoherente. Reyes, por su parte, acaba de tener un bebé. Tiene 36 años y también es maestra. No tiene ganas de trabajar por el momento, porque se ha casado hace poco y ahora quiere cuidar al niño. Por eso, se ha mostrado ausente (como todas) a las consignas dadas por nuestra consejera casual. Tampoco se ha explayado mucho.
Maika ha estudiado FP2 y trabajó como administrativa en una empresa que quebró. Lleva dos años sin trabajar y tampoco ve factible incorporarse a ninguna empresa porque está decepcionada y bastante cansada, según sus propias palabras. La estrella de la función ha sido Rosa, con un afán inconmensurable de protagonismo, bastante déspota y presumida, que ha tomado la palabra y se ha pasado más de diez minutos narrándonos cómo pasó de ser administrativa a azafata de vuelo en Madrid y luego venir a Salamanca sin contar las causas o estudios. Luego tuvo tres hijos y está ilusionada con un nuevo trabajo que comienza en enero. Concretamente en Qualytel, por lo que su historia de ambición sin límites ha quedado bastante enturbiada. Anécdotas de su cuñada, frases como “mi marido es funcionario con el mísero sueldo que la profesión conlleva” y “quien no encuentra trabajo es porque no lo busca” han dejado la sensación de petulancia de una mujer que ha interrumpido a todas y cada una de las mujeres que han acudido a esta farsa institucional (incluida yo, como otra cuarentona que las ha comprendido por unas horas). Lo que sí es cierto es que Rosa ha tenido la más acertada y lúcida deliberación de la mañana: “Para ganar 150 euros en una empresa en la que un tío gana 400 por el mismo trabajo y esos 150 euros se los voy a tener que dar a la chica que cuide a mis hijos, para eso me quedo en casa educando a los niños y que le den por culo al dinero y al trabajo”, ha dejado para la posteridad.
Amalia se casó hace un año y ha tenido gemelos, por lo que está muy ocupada. Afirma que le gustaría trabajar, pero que lo ve “superdifícil”. Como Toñi, con una estética muy antifemenina a medio camino entre la andrógina imagen de Loyola de Palacio y la execrable Ángela Portero que ha pasado su juventud como técnico de laboratorio y que está metida desde hace años en bolsas de trabajo, pero no ve solución. Se ha mostrado muy quemada con esta charla, porque es la segunda vez que asiste y asegura que es “una pérdida de tiempo innecesaria y bastante vacua”. Tal y como, en efecto, así ha sido. Por último, María José, la más joven y coqueta de todas, 34 años, licenciada en psicología, pasó cuatro trabajando en una compañía de seguros y lleva dos sin encontrar un empleo. Hizo un master en gerontología a pesar de que no le gustan las personas mayores. También ha realizado varios cursos del INEM, pero insiste en que no valen para nada y ahora está pensando en abrir una tienda. Pero no sabe de qué.
Mujeres, en definitiva, que encuentran condicionada su integración laboral ya sea por los hijos, por la edad, por su mala suerte y el destino. Ya no se trata de demostrar mucha más capacidad que un hombre para ascender en una empresa, ni de protestar por los pluses de concepto de riesgo y esfuerzo, ni de feminismo. Se trata de decepción y desesperanza.
La pregunta que os estáis haciendo también me la he formulado esta misma mañana: ¿Qué coño hacía yo allí rodeado de estas mujeres? ¿Por qué me han llamado para compartir este suplicio de trasfondo catártico y femenino? ¿Acaso me espera la misma frustración mujeril en el futuro? ¿No la estoy sufriendo ya?

No hay comentarios :

Publicar un comentario