miércoles, 1 de diciembre de 2004

Me van a destrozar a Iron Man

Bueno, pues otro cómic de esos que marcan infancias que Hollywood va a fusilar llevándolo a la gran pantalla.
En esta ocasión es ‘Iron Man’, uno de mis cómics predilectos, verá mancillada su imagen con su traslación a imagen real. Esta conjunción de hombre y máquina creada por los siempre geniales Stan Lee y Jack Kirby en marzo de 1963 para ‘Tales of Suspense’ narra la historia de un pobre tipo que, en sus comienzos pasó por un trasplante, una fase de alcoholismo sin remedio para pasar a ser tetraplégico debido la locura de celos de una zorra trastornada que le disparó a bocajarro. Aquel hombre murió de cáncer. Años después, volvió de la hibernación convertido en Tony Stark, un playboy millonario, fabricante de armas, seductor y misógino que una vez se construyó una armadura de acero indestructible con varios componentes de alta tecnología que le hicieron infranqueable.
¿Existe mejor superhéroe?
Desde mi más tierna infancia he pensado que Tony era el mejor, el más caradura, el más macarra y esa la sensación de no saber cómo ni por qué un tipo tan cabrón pudo ser un superhéroe le hacen más admirable si cabe. Nunca conocí tal incorrección política en un héroe de la Marvel.
Por eso me aflige que Hollwood lo adapte, porque le quitará el sedimento canalla del original. Pues bien David Hayter, Alfred Gough y Miles Millar han sido los encargados del guión que se producirá en 2005.
Nick Cassavetes, el hijo del gran John, que ha dirigido ‘Atrapada entre dos hombres’, sí, pero que ha perpretado cintas como ‘John Q’ y ‘El diario de Noa’.
¿Nos jugamos algo a que joden el mito metálico?