jueves, 2 de febrero de 2006

'Munich': Primeras sensaciones

Desde hace algunos años no me refiero a una película actual, por muchas excelencias que ésta tenga, con el prestigioso término de ‘obra maestra’. Caí varias veces en este juvenil desliz hace años, en mis comienzos como improductivo escritor de críticas. Y me equivoqué en muchas. No en todas, pero reconozco que es un acto harto reprensible. Algo he mejorado, creo yo. Y, desde entonces, evito conferir tanta magnificencia a un filme, aunque sea una muestra de superioridad inabordable.
Hoy he visto 'Munich', de Steven Spielberg.
Y no voy a establecerla como tal. Sería precipitado, aunque no niego la posibilidad de hacerlo. Sólo puedo decir que hacía mucho tiempo que no salía del cine tan impactado, tan roto y tan emocionado como esta tarde me ha hecho sentir este demiurgo del séptimo arte, el "Rey Midas" convertido, por enésima vez, en clásico absoluto de la Historia del Cine.
Necesito algunos días para asimilar esta película. Necesito tiempo para ordenar todo lo que mis ojos han visto y mi corazón ha sufrido para escribir sobre esta cinta como bien merece. La semana que viene tendréis la crítica en este Abismo.
Hasta entonces, sabed que ‘Munich’ me parecido una solemne genialidad al alcance de los elegidos. Una película única en estos tumultuosos y vacuos tiempos del nuevo Hollywood.

No hay comentarios :

Publicar un comentario