sábado, 15 de mayo de 2010

El adiós deportivo de Joseba Etxeberría

Hace quince años, allá por 1995 Joseba Etxeberría fichaba por el Athletic Club de Bilbao por 550 Millones de las antiguas pesetas. Una gesta convertida en el fichaje más caro de la liga española y, en aquel momento, el más costoso de la historia del fútbol. Por aquel entonces “El Gallo”, como se le conoce cariñosamente en San Mamés, tenía 17 años y venía de consolidarse como una figura emergente y de gran futuro al proclamarse máximo goleador del mundial sub-20 de Qatar. Desde entonces el juego eléctrico por la banda derecha del club ha dejado 104 goles en sus 514 partidos de liga. Esta tarde la leyenda de este chaval de Elgoibar ha puesto punto y final a una brillante carrera donde ha demostrado la valía de un jugador intenso, que desbordaba con su rapidez y desparpajo. El eterno dorsal 17, el número mágico compartido, lucirá en la elástica rojiblanca por última vez y la capitanía será cedida a otro jugador la temporada que viene. En el minuto 72 del partido contra el Deportivo de La Coruña se ha producido el instante de su adiós. Ha sido enormemente emotivo. San Mamés le ha despedido con la enorme ovación, en pie, como se despide a los grandes nombres de este deporte. Etxebe no ha podido contener la emoción y las lágrimas han brotado de sus ojos. Como a un niño que se le quita un juguete, fundiéndose en un conmovedor abrazo con el resto de sus compañeros. Ha recordado a otro momento en el que Joseba dejó ver su rostro bañado en lágrimas, reflejo del sentimiento profundo por estos colores en la Final de la Copa del Rey el pasado mayo de 2009.
Todos han reconocido su esfuerzo y vinculación. Sin ir más lejos, este último año, en el que ha cedido sus emolumentos a la Fundación del club, otro gesto de su lealtad y cariño al equipo que le recibió como una estrella prometedora y le despide como una leyenda viva del club. Se marcha sin ningún título en su haber, pero con la certeza de inscribir una era llena de episodios inolvidables, de recuerdos futbolísticos de alta jerarquía y de sobrellevar con orgullo el escudo cuando los tiempos no fueron afines a la celebración. La creatividad y el dinamismo con el bordó las tardes de gloria, el temple con el que asumió la capitanía, en las victorias y en las derrotas, hacen que la marcha de este jugador dejen un hueco muy difícil de llenar. La catedral despide, por tanto, a un ídolo de casta, de los que ya no quedan. A un emblema al que hay que agradecerle su compromiso, su valor y su juego. Con Joseba Etxeberría se va un noble futbolista, un "león" al que la afición ‘athleticzale’ recordará en el repaso de la Historia de este club de 112 años de antigüedad.
Por todo ello, gracias Joseba ¡Eskerrik Asko!
Nunca te olvidaremos.
Aquí el entrañable documental ‘El último canto del Gallo’, de Koldo Urriz y Agustín Benito para Etb que recorre los recuerdos y la carrera de este inolvidable jugador a través de imágenes y testimonios de algunos de sus compañeros y rivales.