viernes, 23 de febrero de 2007

Carrot Top de Mairena

El pasado sábado, viendo uno de los míticos episodios de ‘Padre de Familia’ en la FOX titulado ‘Petergeist’, homenaje cinéfilo y paródico al filme de Tobe Hooper que dirigió Steven Spielberg ‘Poltergeist’. En él aparecía como ‘invitado’ un cómico llamado Carrot Top, durante una de las hilarantes secuencias protagonizadas por Meter Griffin. Un día más tarde, tumbado en el sofá, viendo el partido de las estrellas del All Star Weekend, el mismo Top era enfocado durante uno de los tiempos muertos. Mi memoria, ipso facto, se retrotrajo a hace menos de un mes: “Además de estas dos veces consecutivas… ¿Dónde coño había visto yo a este tipo de pelo rojo?” La respuesta, como todas las incógnitas o preguntas de este mundo, estaba Internet. Indagando someramente descubrí que había aparecido dos veces en la serie ‘Scrubs’.
La pregunta era ¿Quién cojones es este Carrot Top? ¿Tan conocido es en USA? Pues por lo visto sí. Carrot Top es un fulano al que da bastante grima mirar durante más de cinco segundos seguidos. De apariencia anabolizada, cejas depiladas, pelo rojizo a lo Actor Secundario Bob y rostro que se asemeja temiblemente al de nuestra Carmen de Mairena, lleno de ‘botox’ y sin gesto concreto, Carrot es, porqué no decirlo, bastante incómodo de ver. Sin embargo, es un célebre cómico que ganó el American Comedy Award como mejor comediante de ‘stand up’ en 1994 y que ha dejado ver su desagradable jeta en programas como el de Jay Leno, varios anuncios publicitarios y que actúa, regularmente, en el Hotel Luxor de Las Vegas (de ahí que se acercara al All Star). Su humor se concibe como ‘prop comedy’, la modalidad del ‘stand up’ que utiliza diversos objetos cotidianos para su número y alternativas de ocio (como la magia), confiriendo siempre un sentido absurdo al espectáculo. También se dedica a poner voz a muchos ‘jingles’ radiofónicos y anuncios televisivos, como por ejemplo para AT&T.
El mundo está lleno de talentos desconocidos fuera de sus propias fronteras. Una vez visto Carrot Top, uno tiene la sensación de no olvidarlo nunca.