miércoles, 28 de febrero de 2007

Betis - Sevilla: Los riesgos del fanatismo

A veces la única solución para que el fanatismo extremo, la barbaridad incongruente, el borreguismo que predomina inexplicablemente en muchos campos de fútbol españoles acabara de una vez sería sancionar con el cierre de un estadio una temporada entera. Así los bastardos que ensucian un deporte como el fútbol con su actitud se lo pensarían de nuevo a la hora de cometer estos actos de salvajismo. Así, de esta manera, los que rodean a esos pocos malnacidos tomarían medidas ante una acción similar a la de hoy en el partido de Copa del Rey entre el Betis y el Sevilla para no perder el privilegio de disfrutar el espectáculo del balompié.
Donde predomina el apasionamiento intransigente y anida el odio intolerante la única opción es cortar por lo sano.
La lástima es que se quedará en una mínima o nula inhabilitación y una imperceptible sanción económica.
Y no es suficiente.