martes, 17 de mayo de 2011

Review 'Código fuente (Source Code)', de Duncan Jones

Acción de 8 minutos, acción de 8 minutos...
La segunda película de Duncan Jones es un filme de género modesto que se articula como un pasatiempo de manipulación de la realidad con cuestionamientos existenciales en los que prevalece el objetivo de entretenimiento elegante y eficaz.
Con sólo dos películas, Duncan Jones se convertido en uno de los talentos a seguir dentro de la compleja maquinaria hollywoodiense. Sin embargo, su carrera, al menos hasta el momento, no parece estar enfocada a una vertiente comercial al uso. Tanto ‘Moon’ como esta ‘Código fuente’ si sitúan en una condición de cine artesanal, más individualizada que manufacturera, asumiendo con modestia la serie B de calidad para contar historias intimistas y reflexivas. Las dos películas tienen varios puntos en común: ambas son introversiones más o menos profundas sobre la identidad, sobre lo que uno es y representa en un espacio cerrado, como son esa especie de ataúdes metálicos en los que se encuentran sus personajes; uno a modo de cápsula espacial y otro, hermético receptáculo de experimento científico.
La soledad y el aislamiento esconden con ello cuestiones de tintes existenciales y claustrofóbicos. También contribuyen a la analogía los protagonistas, enfrentados a otro ‘yo’, bien sea a un clon físico de un astronauta olvidado en una misión de minería estelar luchando contra la paranoia de una larga soledad o a una imagen que no se corresponde con la persona que es, pero que debe actuar como heroico piloto de la armada americana.
Tanto ‘Moon’ como ‘Código fuente’ comparten a su vez ese análisis de la condición humana aprovechada por otros estamentos de poder que se valen de los sujetos a sus órdenes para obtener un beneficio. El ser humano utilizado como un instrumento sustituible por otro ser humano. La síntesis dramática de esos personajes aislados comparte la necesidad de aprender a escapar de una infraestructura gubernamental o dominativa que los sostiene contra sus deseos. En ‘Código fuente’, Jones abandona parcialmente el entorno artesanal, con más ambición, pero adjudicando su obra a las limitaciones presupuestarias sin que sea óbice para obtener sus objetivos narrativos de forma destacada. Con reminiscencias intrínsecas de cintas como ‘Atrapado en el tiempo’, ’12 monos’ o ‘Corre Lola, corre’, su segundo trabajo narra la historia de Colter Stevens, un capitán de las Fuerzas Aéreas Americanas destinado en Afganistán que descubre que es utilizado como conejo de indias de un experimento científico y militar. Su misión consiste en descubrir al responsable de un atentado en un tren de cercanías de Chicago donde morirán cientos de personas y evitar así una catástrofe mayor. El experimento logra recuperar la memoria a corto plazo de un individuo que viajaba en el tren para restablecer su pasado y poder actuar en consecuencia dentro de lo que se llama una “reasignación del tiempo”, pudiendo revivir constantemente ocho minutos para completar su objetivo y materializar los ciclos argumentales inmersos en esa dimensión desconocida y en la propia vida real, donde permanece encerrado en una cápsula incomunicada del mundo.
‘Código fuente’ establece así una narración esférica destinada a repetirse con un tiempo dictado y sin posibilidad de alteración: 8 minutos que se estructuran de forma hemisférica en el desarrollo reiterativo de un argumento con variedad de posibilidades, que se repite una y otra vez, que muta dentro de la búsqueda de esa bomba y del terrorista, pero también de un por qué de esa situación sin explicación, del sentimiento culpabilidad respecto a una relación paterno filial sin final feliz, del descubrimiento trágico de un futuro que sólo puede suceder dentro del propio pensamiento del soldado. Un viaje al conocimiento de sí mismo dentro de punto de no retorno. El libreto, obra de un guionista de segunda fila como Ben Ripley, comienza por romper la lógica del relato en el instante en que la trama urdida sirve como evasión narrativa, como un pasatiempo de manipulación de la realidad por otra alternativa, cifrada en un cálculo cíclico que puede variar y pone en tela de juicio las creencias sobre un improbable experimento que cuestiona los límites que el progreso puede traer consigo en su experimentación con el cuerpo humano.
La imaginería de Ripley, en confabulación escénica con Jones, se basa en un simple juego de frugal amenidad concebido desde la honestidad de un cine comercial lúcido y directo. No se cae en la reiteración de planos, ni de situaciones que saturen al espectador, mutando con cada nueva circunstancia que lleva hacia un nuevo giro con distinta consecuencia que se salda con la explosión del tren y el regreso del marine a la fría cápsula. Por supuesto, los límites de verosimilitud se rompen por la tramoya de dobleces y dislates cuánticos que componen la excusa argumental. Pero no importa. En cierta medida, existe en ‘Código fuente’ cierta inocencia clásica y literaria en la transparencia con la que se define científicamente lo que sucede, así como la paulatina explicación de porqué el protagonista permanece en un gélido féretro y comunicado únicamente con el mundo exterior a través de una WebCam con una voz femenina, como también sucedía en ‘Moon’, con aquel ‘kubrickiano’ ordenador llamado Gerty.
Estamos ante una película de apariencias, que se descontextualiza una y otra vez con la inexactitud de la verdad cognitiva en conflicto con una realidad creada por la mente, que refuta los adelantos científicos y los extrapola a una ciencia ficción confusa, pero gratificante e indulgente con la historia que se narra. ‘Código fuente se apoya así en una infraestructura compleja de primer nivel en cuanto a su pertenencia a la ciencia ficción en virtud de ese hombre que debe enfrentarse a su propia mortalidad y aprender a aprovechar cada segundo. La clave de la capacidad de fascinación del filme de Jones se encuentra en la derivación de sus primeros viajes al pasado, cuando Colter Stevens comienza a desviarse de su misión, sugiriendo que el destino puede ser modificado, así como las normas que rigen el código fuente. En su fondo, vendría a responder a la deliberación budista “todo lo que somos es el resultado de lo que hemos pensado”, sólo que llevado a una realidad paralela. Para ello, Duncan Jones recurre a su elegancia y sencillez a la hora de transmitir la claustrofobia visual y los cuestionamientos filosóficos que se proponen. La gran capacidad del cineasta es la de captar el intimismo antes que el efectismo de los giros de guión, ofreciendo con ello una tensión que proviene del personaje y no de la acción. Como inconveniente, tal vez llegue un momento en que la película se deja llevar ligeramente por los clichés del género, que en algún momento parecen estorbar en la adrenalítica búsqueda de una verdad y un fin para sus planteamientos, como bien pueda ser esa historia de amor que apenas tiene consistencia en la organización y cohesión de sus demás elementos y un epílogo un tanto autocomplaciente que termina por lanzar un claro mensaje acerca del destino, de las segundas oportunidades y de la exoneración del alma. Aunque es cierto que, parándose a pensar en todo el puzzle, el héroe terminaría robándole la identidad a un hombre muerto y, por si fuera poco, quedándose con una chica que cree que se enamora de una persona que es otra. No obstante, son conjeturas. Como muchas otras que se pueden hacer dentro de los vaivenes temporales del filme.
Por último, aquí Jake Gyllenhaal no tiene la oportunidad de hacer algo tan destacable como sí hiciera Sam Rockwell en ‘Moon’, pero nadie va a negarle ese porte distinguido como héroe de acción cercano y que también encuentra vasos comunicantes con el que fuera personaje que le diera la fama, ‘Donnie Darko’, en la empatía de dos hombres capaces cambiar el signo de los acontecimientos por el bien colectivo. A él se unen la sugerente Michelle Monoghan y Jeffrey Wright como el científico detrás del ambicioso proyecto. Pero sobre todo destaca la presencia de Vera Farmiga, que da vida a Colleen Goodwin, la oficial militar encargada de la misión ‘castillo asediado’ (denominación que responde al diseño narrativo de la película). A ‘Código fuente’ le sobra muy poco, tal vez la reincidencia de la música de Chris Bacon, terminando por ser una entretenidísima y equilibrada película que cumple sus propósitos de ejemplar cinta de acción con trasfondo fantacientífico, político e incluso romántico.
Miguel Á. Refoyo "Refo" © 2010
PRÓXIMA REVIEW:'El último exorcismo (The last exorcism)', de Daniel Stamm.