martes, 5 de abril de 2011

Zemeckis, el 'Live action' y la "Teoría del Valle Inexplicable"

El mundo de la animación digital, en su perfeccionamiento y su constante evolución hacia un realismo excesivamente reconocible, tiene un problema investigado. Se dice que cuando esa imagen pasa de lo simbólico, de lo animado, a lo falsamente real, provoca una reacción de rechazo en el público. Es lo que se llama la “Teoría del Valle Inexplicable”, una hipótesis robótica de los 70 que genera una respuesta emocional fuertemente repulsiva hacia aquellas recreaciones con apariencia humana que resultan excesivamente realistas pero que siguen siendo artificiales. Es también el fenómeno que explica esa sensación de miedo o inquietud que provocan las réplicas robóticas (como esa recreación que ha hecho de sí mismo el investigador danés Henrik Scharfe o esas muñecas Real Dolls a la que sucumben algunos solitarios algo necesitados) o los muñecos de ventrílocuo. Se trata de que cuanto más real parezcan, las pequeñas inadvertencias (los ojos inmóviles, algún movimiento mecánico) va a hacernos sentir incómodos.
A la película de animación digital ‘Marte necesita madres (Mars Needs Moms)’, de Simon Wells, parece que le ha pasado factura esta “Teoría del Valle Inexplicable”. Su presupuesto era de 150 millones de dólares. Y hasta el momento no ha logrado recaudar más de 12 millones. Las pérdidas han hecho que su estreno España se haya cancelado ¿El responsable? Podríamos señalar a Robert Zemeckis y su compañía de animación dentro de Disney. Ya con cintas como ‘Polar Express’, ‘Beowulf’ o ‘Cuento de Navidad’, las tres cintas que incorporaron el ‘Live action’, técnica que captura los movimientos reales de los actores para procesarlos digitalmente y dotarlos de autenticidad, hubo ciertas suspicacias ante la duda del éxito de este procedimiento para la animación digital.
Lo cierto es que este nuevo y desastroso fracaso del filme en 3D apunta a el empeño del director de ‘Regreso al futuro’ por renovar la animación con una técnica que, visto lo visto, parece que no da sus frutos va a desembocar en el lógico abandono de esta tecnología. Recordemos un par de ejemplos de antaño; aquel episodio especial de Halloween de ‘Los Simpsons’ titulado ‘La casa del terror VI’ de la séptima temporada en el que Homer Simpson termina en el mundo 3D y luego en el mundo real o cuando Profesor Fansworth convierte a Bender en humano. La sensación era extraña ante algo a lo que no estábamos acostumbrados ¿Puede que esa tendencia a representar la realidad con un detallismo extremo fuera lo que hizo que ‘Final fantasy: La fuerza interior’, de Hironobu Sakaguchi fuera un fiasco total o la razón por la que Pixar infantiliza siempre los humanos que aparecen en sus éxitos taquilleros? Muy posiblemente.
La pregunta es: ¿quién le dice a Steven Spielberg y Peter Jackson que su trilogía de ‘Tintín’ (también creada a partir del ‘Live action’) que la “Teoría del Valle Inexplicable” no va a destrozar sus intereses?