lunes, 10 de septiembre de 2007

ESCORTO '07: Dos premios a casa

Por segundo año, el Festival de Cortometrajes de El Escorial, ESCORTO’07, abrió sus puertas para ofrecer otro testimonio de buen hacer, de deferencia con los asistentes, dejando claro que este un certamen con ambiciones, con sensatez en su selección de trabajos y un especial esmero por parte de una intachable organización que coordina las mesas redondas, los actos y eventos que rodean el buen ambiente de un festival que debe y tiene que seguir creciendo. En esta edición, como en la pasada, otra de las notas que han caracterizado este encuentro de amigos, profesionales y aficionados ha sido la cercanía y la concordia, así como el trato, el programa cortometrajístico y el buen rollo que se ha podido ver y vivir en El Escorial desde el pasado miércoles hasta este mismo sábado.
Pero este año, de forma muy subjetiva a cualquier otra crónica sobre el festival, siempre será especialmente evocado por el que esto suscribe, ya que ha sido la primera vez en mi vida que me han concedido un premio. Y, después de éste, otro más importante. Dos, nada menos. ‘Un ESpot de…’, la pieza que hemos creado durante este verano y con la que tanto nos hemos divertido, logró, primero, el Premio Especial al Mejor ESpot por votación de Internet, consecuencia directa de todos aquellos internautas que concluyeron que nuestro trabajo fue el más sobresaliente de este año. Hecho que hay que agradeceros a todos aquellos que os pasáis por aquí día a día, de forma ocasional o habéis votado a través de la página del Festival. El segundo premio fue el de Mejor ESpot del Año, fue fruto de la unánime decisión de un jurado que optó por concederme un día inolvidable con la concesión de este galardón al trabajo más destacado dentro de una entrañable y original categoría como son los ESpots y que, por lógica y consideración, tengo que compartir con aquellos que, de alguna u otra forma, han estado involucrados en el spot; el totémico Eli Martín, el Peter Sellers de Salamanca Jorge “MondoPuto”, la dulce y eterna Paty Critter, el brutal Edu Samurai, el faraón de las ayudas y el ‘make up’ Ángel Zamanillo y la inestimable colaboración de amigos como Javi Jevi, Mikel Alvariño, Dani Hakkerland y Rake, Cuchi Freak, Myrian...
Por lo demás, de nuevo jurados, organizadores, amigos del alma, ‘bloggers’, aficionados, foreros, periodistas, cortometrajistas, cineastas o curiosos han vuelto a disfrutar de un ambiente fraternal que sólo se consigue desde el trabajo de unos responsables tan apasionados como Raúl Cerezo, Diego López Cotillo "Coti" y Raúl Méndez, que merecen el mejor de los regalos; una siguiente oportunidad, con más medios y concesiones burocráticas, para hacer de que este festival siga su evolución lógica: la consolidación de un certamen que continúe con su exitoso trazado en la pequeña historia de los cortometrajes, concediendo nutridas anécdotas y frases inolvidables, copiosas comidas y esas fiestas de estraperlo donde el etilismo y la diversión parecen no tener fin en alguno de los bungaloes de lujo del estricto y marcial camping donde nos alojamos. De eso, siempre nos encargaremos los que tenemos como cita ineludible este Festival creado desde el amor al cine y al cortometraje.
LO MEJOR:
- El ambiente, en general.
- El reencuentro con todos los amigos de la pasada edición, con habituales compañeros, con hermanos fraternales y aliados con los que seguir forjando amistades inagotables.
- La esencia misma de la vida; cine, amistad, diversión, comida y bebida, en una perfecta conjunción capaz de darse cita diariamente en este pequeño pueblo madrileño.
- La presencia de Jorge Guerricaechevarría para hablar de ‘Mirindas asesinas’, sazonándolo con anécdotas de su vida y obra. Un tío entrañable que destaca, además de como uno de los mejores guionistas de este país, como una excelente persona.
- La sorpresa que dispensó el omnipresente Nacho Vigalondo al proyectar los quince primeros minutos de su largometraje ‘Los Cronocrímenes’.
LO PEOR:
- La gala final; excesivamente larga, sin ritmo, con un guión muy irregular que no agradeció algún que otro fallo técnico… Elementos negativos que no pueden, en ningún caso, deslucir el impecable trabajo de la organización y sus directores a lo largo de todos sus días precedentes y dentro de la misma, así como la esforzada presentación del prometedor actor Álvaro Manso, que protagonizó algunos de los momentos más divertidos de la noche.
* Foto de premiados mangada a Henrique Lage.