miércoles, 26 de octubre de 2005

Truculencia fotográfica

En junio de 1888, la legislatura de Nueva York aprobó una ley que establecía la electrocución como método del estado para la ejecución de criminales condenados a la pena de muerte. Los muy avispados aprovecharon el invento de Edison (descubierto sólo nueve años antes) para su macabra forma de impartir justicia.
La medida fue saludada en la época como el señuelo de equidad procedente de las nuevas tecnologías.
Esta es la macabra e insólita galería de sillas eléctricas americanas.