jueves, 1 de octubre de 2015

Snowden, el tuitero y Eduardo Manostijeras

La historia es la siguiente. En el canal de televisión por cable HNL (lo que antes venía a ser la CNN Headline News) centran su atención informativa en la noticia del inicio de la actividad en Twitter de Edward Snowden, ex consultor tecnológico y antiguo empleado de la CIA que desató una tormenta mundial al desvelar comunicación cifrada del PRISM (programa de vigilancia mundial a cargo de la NSA) como advertencia de la manipulación de la privacidad y la libertad internacional en Internet que vulneran los derechos humanos. En 24 horas había alcanzado el millón de seguidores. Para comentar esta noticia se acude al corresponsal de Al Jazeera en inglés John Hendren, que explicará cómo la cuenta de Snowden se crea desde cero con la verificación oficial, de su residencia de asilo en Rusia, de cómo George E. Pataki, exgobernardor de Nueva York y aspirante a la Casa Blanca, arremete contra Twitter por prestar su servicio a un “traidor y un terrorista”.
Cuando la presentadora Yasmin Vossoughian conecta con él se encuentra que el equipo de documentación ha comunicado con Jon Hendren, un conocido troll y cómico de las redes sociales bajo el nick @fart. Muy circunspecto, después de escuchar un corte de una entrevista del ex agente responde a la pregunta sobre la posibilidad de que su huida como refugiado a Rusia pude haber causado un daño a los agentes de inteligencia estadounidenses, Hendren asevera “que no puede hacer daño a nadie pese a que le expulsaran. Es un individuo válido para la sociedad pese a que tenga tijeras en las manos, aunque sea extraño. La gente no empezará a asustarse hasta que talle arbustos con forma de dinosaurios y otras cosas”.
La broma de confundir humorísticamente a Edward Snowden con Eduardo Manostijeras (en inglés Edward Scissorhands) deja en evidencia a la presentadora y todo su equipo que, ajena a la respuesta o intentando seguir el guión interpela al entrevistado “Algunas personas dicen que Snowden es un farsante por acogerse al asilo de Rusia, un país con gran cantidad de violaciónes de derechos humanos”. El comediante, muy metido en su papel, responde “expulsarle fue algo completamente erróneo. Lo estamos tratando como un animal, como alguien puesto en cuarentena y aislado. El hecho de que fuera creado por Vincent Price y lo dejara incompleto con unas tijeras por manos y abandonado en una montaña… Eduardo Manostijeras es un héroe para mí”.
Llegados a este punto, Vossoughian podía haber parado la conversación o reconocer el error de documentación para detener la información del absurdo y el sinsentido. Pese a ello, se ciñe profesionalmente a las preguntas posteriores “Pero ¿qué pasa con la elección que hizo de irse a vivir en un país como Rusia?”. Y claro, el tuitero prosigue “Lo que quiero decir es ¿a dónde podía ir?”, Se pregunta, “le echamos porque nos asustamos debido a que hizo agujeros en una cama de agua al tocarla con sus dedos de tijera. Y eso, no debería ser una razón para excluir a nadie”.
Vossoughian agradece la opinión como falsario Hendren y deja para la posteridad uno de los momentos informativos más estrambóticos y desternillantes de los últimos tiempos.