viernes, 4 de septiembre de 2015

Steve Cutts y su crítica visión del mundo moderno

El londinense Steve Cutts fue uno de los impulsores conceptuales de la importante agencia de marketing digital Glueisobar, pero decidió seguir camino en solitario para convertirse en el azote espiritual de la sociedad moderno a través de sus cínicas e incómodas ilustraciones, que invitan a reflexionar sobre la decadencia de la sociedad, acerca de cómo el hombre se relaciona con un entorno de hipocresía y desidia que afecta a contextos básicos de la Humanidad como son los factores sociopolíticos, culturales, económicos o medioambientales.
Como crítica al mundo y a la vida moderna, Cutts se las ingenia para mostrar desde una despiadada perspectiva fustigadora la dura realidad compuesta por individuos insignificantes preparados para sobrevivir y tratar de salir del paso como sea, avocados a los dictámenes sociales. Un triste universo que encuentra en la comedia ‘slapstick’ un discurso delineado hacia un ámbito cruel y reduccionista cuyo objetivo es desvirtuar el mundo en el que vivimos, deteriorado y sin esperanza, que se desploma estructuralmente en los márgenes una democracia representativa que ha hecho del crecimiento sostenido una patraña para el usufructo y enriquecimiento de los más poderosos. En palabras del propio artista “la sinrazón, la incomprensión y la ignorancia humana es una piscina infinita de inspiración”.
Sus creaciones, nada complacientes, lanzan con sátira perversos dardos a diversos aspectos del mundo moderno; la masa esclavizada por las nuevas tecnologías o el trabajo de miserables sueldos al que se ven sometidas las personas simbolizadas como ratas o autómatas sin criterio, críticas a la telebasura, al consumismo visto como un gigante tirano que se autoabastece de la estupidez del prosélito, la Navidad gobernada por un Santa Claus esclavista, la pirámide alimenticia que acaba con un gordo grasiento víctima del ‘fast food’ o diversos aspectos que escupen mediante grotescos personajes la frustración frente a la vida contemporánea perfila una obra tan contundente como descriptiva.
Para este hiriente artista, la masa social permanece desposeída de planes o ambiciones, convertidos en piezas y elementos del engranaje de un colectivo impersonal valedor de cierta infrahumanidad y sus ilustraciones advierten de la necesidad de un cambio y de ruptura con los grilletes del conformismo.
En su web personal tenéis un amplio catálogo de su obra.
Y no dejéis de echarle un vistazo a su colección de sorprendentes cortometrajes.