jueves, 16 de abril de 2015

Final de la temporada regular, inicio de los Playoffs y la bendita Fantasy

Esta pasada madrugada se ponía fin a la temporada regular de la NBA. Una competición que abre sus opciones a nuevos rivales por la disputa del ansiado anillo y que ofrece con los Playoffs lo mejor del baloncesto mundial. Los dieciséis mejores equipo de la liga más exigente y dura de cuantas se conocen se ven las caras en unos cruces que, hoy en día, siguen marcando esa vieja polémica del merecimiento lógico de cada equipo, viéndose mermadas ciertas actuaciones debido a la disposición regional que impone el reparto geográfico por divisiones y conferencias. Algo que da como consecuencias que equipos con mayor cómputo de derrotas que victorias pase a los Playoffs tanto como viceversa. En cualquier caso, el espectáculo de la cancha, uno de los más sugestivos y desafiantes que existen, florece como la primavera en esta época del año para dejarnos los cruces de los mejores equipos de la liga.
Suenan como grandes candidatos al título, con la vitola de campeones de conferencia Oeste, los Golden State Warrios, que han establecido su mejor récord y mejor marca de la NBA con 63 victorias y sólo 14 derrotas (en un parcial final de 12-1 en los últimos trece encuentros) y los de la Este, los Atlanta Hawks, que pese al relax de este epílogo de la temporada han sumado un meritorio 57-19. En la Este otros cocos que dan miedo son, por encima de todos, los Clevaland Cavaliers de LeBron, con un paulatino aumento de posibilidades según se ha ido acercando esta fase de eliminatorias y en la que la estrella ha dejado de egocentrismo en pista pata hacer jugar a un equipo muy confiado que está en esta situación por los movimientos y fichajes que hizo hace un par de meses.
No olvidemos a Chicago Bulls (equipo al que todos últimamente están infravalorando), Washington Wizards y Toronto Raptors, que tendrán que disipar las incertidumbres a la hora del asalto a los grandes equipos que les ha tocado en suerte. Por parte del Oeste, los actuales campeones, San Antonio Spurs han firmado un mes de ensueño y llegan a estos Playoffs con la certeza de que un sexto anillo es posible tras una campaña marcada por las incógnitas y las lesiones. Se enfrentarán a los Clippers, con una recta final bastante valorable y con la recuperación para este tramo de Jamal Crawford. Los Houston Rockets de James Harden y los Memphis Grizzlies que viene de bajón con evidentes signos de debilitación en estas últimas semanas de competición son también candidatos a dar la sorpresa. A los que se unen los traicionales Dallas Mavericks y New Orleans Pelicans.
En el apartado negativo, esta temporada marcará la historia de dos equipos históricos como son los Lakers (21-61) y Knicks (17-65) que han terminado con los peores registros de su historia. A ellos se une la pobre imagen de los Minnesota Timberwolves (16-66) configurado como el peor equipo de la historia y otras decepciones como las de Miami Heat, que se queda fuera de los Playoffs después de cuatro finales seguidas y Oklahoma Thunder que se han apeado por la lucha por las finales en el último suspiro con la consolación de ver a Russell Westbrook convertido en el máximo anotador de esta 2014-2015.
A un nivel personal, esta ha sido la temporada de la recuperación total y fanatismo olvidado por este deporte al que, a pesar de no haber dejado de seguir con atención, he volcado gran parte de mi tiempo en redimir mi afición por el baloncesto. Concretamente, por la NBA. Y además de seguir muchas madrugadas invirtiendo horas de sueño en esta filia tan reconfortante, ha contribuido a ello la Liga Fantasy NBA + impulsada por los chicos de Canal Plus en su segmento dedicado a la NBA, que han hecho que esté atento día tras días a todos los resultados, estudiando a cada jugador de cada equipo y devolviéndome con ello cierto control sobre la competición de la canasta. Todo un descubrimiento que ha sido una de las partes más positivas y divertidas de estos siete meses de competición. Los movimientos de estrellas, la necesidad de encontrar jugadores baratos que han ido incrementando su valía y números y la imposición de una estrategia equilibrada con las lesiones semanales han hecho de este juego una rutina reconstituyente centrada en la NBA, obligándome a seguir paso a paso el devenir de todos los partidos de la liga. Su sencillez basada en la estrategia obligatoria de escoger a 10 jugadores (4 bases, 4 aleros y 2 pivots) con un límite salarial de 180 millones incluyendo un ‘rookie’ y un jugador internacional con un sistema que concede dos cambios semanales.
Comprobar las lesiones y mirar de reojo a los demás competidores es algo que hay que repetir en próximas ediciones. La liga que creé allá por octubre se llamó RAZA BLANCA, TIRADOR, en homenaje al designio del gran Andrés Montes que se refería así a los jugadores caucásicos de fina muñeca y mortífero tiro al aro, ha estado disputada. Mis dos equipos, Refocitos Lions y Basketemelobakalo's, han quedado cuarto y séptimo respectivamente en una liga de veintiún participantes y ha ganado un equipo fuera de serie, CB Klavier, que ha ido estableciendo una marca inalcanzable. Tanto es así, que en la clasificación general de un total de 60.000 equipos ha quedado en un alucinante puesto 196. Increíble. Con la finalización de la Fantasy, ya sólo queda disfrutar de lo mejor, esta competición eliminatoria que avoca un duro desenlace de los mejores equipos del año de la NBA ¿Quién ganará este año el anillo? Será un placer ir desgranando el árbol de enfrentamientos hasta esa final que concluirá en junio. Este año, más que nunca, yo puedo presumir de gritar aquello de I LOVE THIS GAME!