jueves, 26 de marzo de 2015

Pedro Reyes y el humor de los dioses


(1961-2015)
Con la prematura muerte de Pedro Reyes perdemos a uno de los más grandes cómicos españoles de todos los tiempos. Hubo una época en la que la destrucción del humor convencional se ligó a este genio nacido en Tánger pero onubense de corazón que propagó la diversión con un espíritu insobornable, ajeno a cualquier catalogación o etiqueta y que supuso una sorpresiva muestra de acto de trascendencia a la hora de hacer reír con una inteligencia por encima de lo común. Muchos fuimos los que crecimos reproduciendo sus frases e imitando esa genuina expresividad que revitalizó el humor televisivo marcando a toda una generación de telespectadores y referencia ineludible para muchos de los cómicos posteriores. Desde sus inicios con la creación con el grupo de teatro Centuria en 1977 junto a su gran amigo Pablo Carbonell, con el pasó de actuar en el madrileño parque de El Retiro (como Faemino y Cansado) a dar sus primeros pasos televisivos en el primigenio ‘El carro de la farsa’, hasta llegar al crisol referencial para una generación que aprendió la grandeza de la cultura y de la rebeldía ante los estigmas de la desgana infantil y juvenil gracias al antológico ‘La bola de cristal’ o más adelante a ‘Pero, ¿esto qué es?’.
Sin embargo, sería con un incomprendido formato catódico de culto del cariz incoherente de ‘No te rías que es peor’ donde Reyes explotaría su vena más conocida del desquiciado y característico humor sinsentido. Su entrañable y desgarbada apariencia con bigote amable, pelo alopécico y largo, vistiendo fúlgidas americanas fue el mejor visado para dar rienda suelta a un especial ingenio descabellado, ilógico y poco ortodoxo en su expresión corporal exagerada a la hora de hacer llegar un sentido del humor que justificaba su diferencia en la novedad y la sorpresa.
Pedro Reyes trabajó su humilde grandeza en la frescura de la insensatez esperpéntica en contra de la razón y el logos, con anécdotas estudiadamente improvisadas en un corolario inesperado de una narración constituida como solemnidad del absurdo, desde aquel Librovisor, los 200 millones de la quiniela, chistes imposibles de abuelos y nietos, la mitológica historia de amor de la vaca, la entrevista a Barragán como extraterrestre, la desestructuración del cuento de los tres cerditos o su legendaria narración taurina y muchos otros instantes que han quedado en los fastos de la televisión.
Siempre honesto con una forma alternativa y genuina de hacer humor, de recrear con imaginación absurdas historias con final descabellado, ilógico ante en los preceptos del modelo más clásico de la comedia, este titán de la risa convirtió su afición por la carcajada en una profesión en la que abarcó una trayectoria de monólogos y chistes, obras de teatro como ‘La curva de la felicidad’, ‘El cielo es infinito, pero un poco estrecho’, ‘Full de Reyes’, ‘Las hermanas Wuachosky’ o ‘Sapore di Amore’ y participó en algunas producciones cinematográficas como ‘El año de las luces’, el díptico de ‘Makinavaja’, ‘Sé infiel y no mires con quién’, ‘La duquesa roja’, en el debut como director de Carbonell en ‘Atún y chocolate’ o como una de las voces de la cinta de animación ‘La crisis carnívora’.
El absurdo existencial constató el carácter irracional de una forma de transmitir una vitalidad inexpugnable, aludiendo a lo contradictorio y a lo surreal con el objetivo de involucrar al espectador en un extraño juego de complicidad innata. Pedro Reyes supo como nadie reinterpretar la hipérbole gestual y el lenguaje esperpéntico acercando con sus historias a un humor donde lo inverosímil se transformaba una simplificación de códigos con cabida para todos los públicos. Se dice que el humor es patrimonio de los dioses y este genial humorista representó al auténtico cómico absolutamente diferente a lo conocido.
Te echaremos de menos, gran ídolo.