viernes, 23 de enero de 2015

La histórica gesta de los hermanos Gasol

Tanto fútbol y su adoración borreguil por las masas peninsulares no debe relativizar uno de los logros más importantes que ha vivido en años el deporte español contemporáneo. La historia se suele escribe con letras de oro. Es lo que están consiguiendo los hermanos Pau y Marc Gasol lejos de nuestras fronteras. Por primera vez, dos consanguíneos han sido elegidos para formar parte de los quintetos titulares que se enfrentarán en un All Star de la NBA. Una lucha fratricida que tendrá lugar en el mítico Madison Square de Nueva York el próximo 15 de febrero y que supone un hito muy inusual y especial en la tradición baloncestística de la mejor liga del mundo. Sólo a principios de los 70, otros dos hermanos, Dick y Tom Van Arsdale, coincidieron en un encuentro de estas características. Pero lo hicieron saliendo desde el banquillo. Ayer, la noticia oficial de su titularidad en la noche de las estrellas impregnó el anuncio de una emoción pocas veces despertada en este tipo de noticias para los seguidores aquel campeonato.
El ‘sign and trade’ de Gasol por Chicago Bulls este pasado verano despertó algunas dudas sobre el rendimiento del ala-pívot en la franquicia de la ciudad del viento. Esta temporada ha constatado no sólo su importancia dentro de un equipo en plena reconstrucción, sino que es un baluarte fundamental en el esquema de Tom Thibodeau, aportando ese desglose de profundidad que viene siendo habitual en él, contribuyendo a los Bulls con su fuerza defensiva y punto de calidad a su faceta más intimidadora en el poste. En otras palabras, está siendo una de las mejores campañas del 16 en su larga trayectoria en la NBA. Se ha vuelto a reinventar como pasador en el poste medio y bajo y sigue incrementando su calidad en el manejo del balón con inteligencia. Gasol es uno de los mejores jugadores que haya pasado por su posición y es un experto en jugar de espaldas y de cara al aro además de ser muy eficaz en el juego estático y de transición. Su hermano Marc, ahora mismo, puede que sea el mejor cinco de la liga. Su ratio de producción de juego tanto defensiva como ofensiva ha crecido hasta límites insospechados, ganándolo en confianza y en presencia como jugador franquicia de los Grizzlies, en capacidad para leer el juego, en visión a la hora de ejecutar los ‘pick-and-roll’ y ayudar con una solvencia fuera de lo común. Ambos están en lo más alto de uno de los campeonatos más exigentes del mundo.
Por eso, esta selección es tan importante, así como protagonismo a un nivel mucho más global. Y no es nada nuevo. Sin embargo, es una cita con la Historia de nuestro deporte. Par Pau será la quinta ocasión que forma parte de este espectáculo. Marc jugó poco en el sarao de las estrellas en 2012. El primero, lo hará junto a Carmelo Anthony, (New York) , John Wall, (Washington), LeBron James, (Cleveland) y Kyle Lowry, (Toronto) y el pequeño de los Gasol al lado de Kobe Bryant, (que no estará por lesión y será sustituido por James Harden –Houston-), Stephen Curry, (Golden State), Anthony Davis, (New Orleans) y Blake Griffin, (L.A. Clippers). Los Gasol abanderan el orgullo patrio a la hora de hablar del deporte español más allá de nuestras fronteras, trascendiendo adjetivos ponderativos. En esta época de ídolos de barro, ellos representan los valores reales del deporte, de superación, calidad y esfuerzo. En dos semanas, los amantes del mejor deporte que se ha inventado, disfrutaremos y seguiremos con especial atención un duelo que será, por su emotiva carga sentimental y trascendente, uno de los eventos deportivos más importantes de nuestra vida. Dentro de muchas décadas, se seguirá hablando de aquel 15 de febrero de 2015. El día en que los Gasol se vieron las caras como dos de los mejores jugadores que han existido en la NBA. Y será una hazaña mítica, independientemente del resultado o sus actuaciones.