viernes, 3 de octubre de 2014

Scroguard: el "revolucionario" condón escrotal

¿Cómo mejorar los profilácticos y llevarlos hasta un prisma de lo absurdo de un modo involuntario? Pues muy fácil, los creadores del “Scroguard” lo han conseguido. Se trata de una faja de látex que se combina como complemento del tradicional preservativo con la finalidad de que el contacto de la piel se reduzca en la fricción del acto y salvaguardar infecciones sexuales. Lo han dado en conocer algo así como un revolucionario condón escrotal. El objetivo es sobreproteger la región genital mucho más que con el habitual anticonceptivo masculino. Por supuesto, esta chorrada extraordinaria e hilarante ni está aprobada por la FDA ni oficialmente se garantiza como solución contra enfermedades de transmisión sexual. Lo han lanzado al mercado como una alternativa perfecta para “parejas e individuos a quienes les encanta el swing”.
Según su cofundador, Addison Sears-Collins, “cuando empezamos a desarrollar nuestro condón escrotal lo hicimos pensando en esas personas que quieren un extra en su seguridad a la hora de llevar a cabo sus necesidades sexuales”. Uno de los conflictos que han surgido, atendiendo a los consumidores que lo han probado (que debe haberlos), es un extraño ruido que se produce cuando el látex fricciona contra la piel, dependiendo del grado de hermeticidad del usuario.
Sí, amigos. Además es lavable después de cada acto. Y sólo cuesta 19,99 dólares. Si os parece algo esperpéntico, ojo al vídeo de presentación del producto. Es simplemente delirante.
¿A qué esperáis para adquirir vuestro “Scroguard”?