miércoles, 16 de julio de 2014

‘Viaje de Poo’: wáteres, toboganes, zurullos y concienciación

El Museo Nacional de Ciencias Emergentes e Innovación de Tokyo, también conocido como Miraikain, recoge una curiosa instalación artística interactiva centrada en un gigantesco wáter bajo el lema ‘Journey of Poo (Viaje de Poo)’. En ella, el visitante puede acceder a la gran taza del inodoro por unas escaleras e iniciar un trayecto deslizante a través de un tobogán de más de cinco metros. Eso sí, cada uno que quiera disfrutar de esta atracción, deberá ir ataviado con un simpático gorro en la cabeza que representa un característico mojón bien evacuado. Es la estrategia para disfrutar de un evento tan artístico como sensibilización con el medio ambiente.
El objetivo no es hacer sentir al público como una defecación humana, aunque aquí en España sí tendría más sentido con lo identificativo que puede llegar a ser esta simbología de la sociedad para la clase política, sino que nace con la pretensión de alertar y educar sobre de la canalización, la salud y los residuos. Y es que mientras la gran mayoría de la civilización de la población mundial tiene acceso a las ventajas de la tecnología y basa su bienestar en los adelantos como las redes sociales y los teléfonos móviles otro un tercio de la humanidad, en torno a 2,5 millones de personas, ni siquiera tiene acceso a un saneamiento adecuado.
De ahí, que se promulgue esta exposición con el fin de concienciar y divulgar sobre un tema tan serio como es el problema de las heces y el medio ambiente a través de una actividad más divertida e interesante para los más pequeños y también para los adultos, que pueden completar la visita a este ‘Viaje de Poo’ escuchando un coro de tazas de inodoro cantarinas o moldear un buen zurullo de plastilina. La instalación artística permanecerá abierta hasta el próximo 5 de octubre de 2014.