miércoles, 16 de julio de 2014

Putokrío: la gran obra de Jorge Riera

Es imposible separar la figura de Jorge Riera de la de Putokrío. Lleva décadas tan apegado a su alter-ego que este cómic-book supone la profundización de los fantasmas creativos de este enloquecido guionista y escritor. Siempre radicalmente transgresor, Riera se ha labrado una consolidada fama de provocador y aquí traduce sus obsesiones personales como un creador que asume valiente la vena más macarra y políticamente incorrecta de su mimesis caricaturesca. En este tomo imprescindible, se autodefine bajo la máscara de un personaje que representa la tradición de esa actitud desarraigada e irónica, de las miserias transmitidas desde una perspectiva con esencia de cómic ‘underground’.
“Jorge nació en una botella de mezcal y nunca pudo salir de ella” se apunta en una de sus páginas. Se podría definir como una radiografía de la propia vida de este autor a través de pequeñas historias sin esconder sus cartas, con un chorro de descaro multidireccional mediante una fórmula que involucra, con gran habilidad, diversas facetas de la decadencia humana que, pese al patetismo cínico que desprenden sus páginas, aporta un carácter reconocible e identificable que no es ajeno al mundo diario en el que vivimos. ‘Putokrío’ atesora un catálogo entrañable de anécdotas autobiográficas (sin renunciar al poso desobediente y gamberro) de manías, poses, despropósitos y dogmas llevados a la hilaridad y la reflexión.
Una madre con cáncer, un padre aficionado al culturismo, la primera corrida al masturbarse, la loca del quinto, el cine quinqui y su influjo nocivo, las relaciones de pareja llevadas al extremo, la identificación de un guionista psiconauta con un abuelo maltratador, necrofilia absurda, fenómenos paranormales pasados por el filtro cañí, las reglas de la amistad, el alcoholismo y diversas vías de escape…  son filtradas desde una extraña y sugestiva honestidad insana hacia el lógico tamiz de esa divertida inmadurez, ruindad y ‘macarrismo’ que se adecúa a las aventuras de un Putokrío que deja su mejor y más completa obra, reflejo de ese aprendizaje cruel y enfermizo dentro de un contexto generacional identificativo de una época de confusión, fracaso y frustración.
De la tinta de algunos de los mejores dibujantes nacionales (por no decir que están todos), Riera exhibe la falsedad de muchos prejuicios ridículos de este mundo en el que subsistimos de forma tan miserable desde su personaje más carismático, llegando al punto cumbre y desnudándose (nunca mejor dicho) en las páginas de un volumen desinhibido, que somete al lector a dejarse llevar por este demencial universo salpicado de sutiles matices en un alud creativo que aceleran el interés de sus episodios autoconclusivos. ‘Putokrío’ es la obra más ambiciosa de este personaje de bigote que ha encontrado en este cómic el medio de comunicación ideal para propagar la esencia de su más representativa creación.