domingo, 20 de julio de 2014

El cine español llora la muerte del gran Álex Angulo

(1953-2014)
Uno tarda en asimilar el impacto que supone entender que una persona como Álex Angulo haya muerto. Un duro golpe que ha sacudido a toda la familia del cine español, que llora su muerte como la de un familiar. Y es que Álex era una persona extraordinaria que se había ganado el cariño de todos los que le habíamos conocido con su afabilidad y cercanía, con dulzura y sencillez. Tuve la gran suerte de conocerle a través de mi amigo y socio Asier Guerricaechebarría y de trabajar con él en ‘3665’, donde puso la voz que narra la odisea apocalíptica que contamos en él.
Una sugestiva experiencia que me dio la oportunidad de colaborar con alguien tan especial, entregado y profesional, con un sentido del humor inconmensurable que despertaba un afecto tan inmediato como espontáneo. Todo el mundo quería a este grandísimo actor con una dimensión interpretativa que transmitía una normalidad muy difícil de conseguir, desprendiendo una ternura extraordinaria, una vis cómica innegable o el porte dramático apoyado en su voz enérgica, según fueran sus roles. Siempre al servicio del personaje, la presencia de Álex reforzaba cualquier reparto con su aportación.
Su trayectoria se fragua dentro de los términos de ese tan poco valorado rol de actor de reparto, nunca secundario, capaz de cautivar al público con esa mirada que transformaba según fuera el género que abordara. Desde 1981, con ‘La fuga de Segovia’, de Imanol Uribe, fue ennobleciendo el cine español y la profesión en algunas de las más trascendentales películas de nuestro cine al lado de los mejores cineastas nacionales; ‘Tu novia está loca’ y ‘Todo por la pasta’, ambas de Enrique Urbizu, ‘El anónimo’, de Alfonso Arandia, ‘El Rey pasmado’, de nuevo con Uribe, ‘Acción Mutante’, de Álex de la Iglesia (que le convirtió en un talismán desde su cortometraje ‘Mirindas asesinas’ y con se encumbraría como protagonista de ‘El día de la bestia’ –el padre Ángel Berriatúa pasará como una de las mejores creaciones de la historia de nuestro cine- y posteriormente en ‘Muertos de risa’ y ‘La habitación del niño’), ‘Hola ¿estás sola?’, de Icíar Bolláin, ‘Así en el cielo como en la tierra’, de José Luis Cuerda, ‘Matías, juez de línea’, de La Cuadrilla, ‘Sólo se muere dos veces’, de Esteban Ibarretxe, ‘Carne trémula’, de Pedro Almodóvar, ‘Los años bárbaros’, de Fernando Colomo, ‘El coche de pedales’, de Ramón Barea, ‘Bosque de sombras’, de Koldo Serra, ‘El Gran Vázquez’, de Óscar Aibar, ‘El laberinto del Fauno’, de Guillermo del Toro o ‘Los muertos no se tocan, nene’, de José Luis García Sánchez, entre muchas otras. Tres nominaciones al Goya y premio de la Unión de Actores se antoja un escaso palmarés para la valía de uno de nuestros mejores actores.
Su paso por televisión tampoco pasó desapercibido; desde sus primeros pasos en ETB, ‘El peor programa de la semana’, ‘Villarriba y Villabajo’, ‘Periodistas’, ‘Aquí no hay quien viva’, ‘14 de abril. La República’, ‘Toledo’ o ‘Gran Reserva’ también contaron con Angulo. Se nos va un magnífico actor, que se comprometió con el cine vasco y con directores noveles con sueños dentro de en un mundo tan difícil como el cortometraje, en el que Álex se volcaba si creía en el proyecto, ofreciendo su rostro y su gran talento para la causa. En esta faceta, se acumulan en su filmografía infinidad de trabajos de corta duración que hicieron de su rostro todavía un reclamo familiar en la comunidad de cineastas noveles y circuitos festivaleros. Con su fallecimiento prematuro, nos deja una tristeza que aúna el sentimiento de un cine español que echará de menos a este entrañable hombre y gran persona. Después de conocerle, supe que en mis siguientes proyectos tenía que contar con él, fuera como fuera, para seguir conociéndole y disfrutar de ese espíritu alegre y pacificador. No podrá ser posible. Álex, estés donde estés, te echaremos de menos.
D.E.P.
Foto: Ana B. Robles.