domingo, 13 de julio de 2014

Análisis: Pau Gasol y su fichaje por los Bulls

La noticia saltó a última hora de ayer en España. Pau Gasol se había convertido en nuevo jugador de los Chicago Bulls, despejando así todas las incógnitas sobre su futuro en la NBA. Se había hablado de un posible interés en el jugador español por los actuales campeones del campeonato, los San Antonio Spurs. No han quedado muy claros los términos de este traspaso. Se habla de una doble variable; que el ex LA haya sellado un “sign and trade” que le reportaría un contrato multianual que se acercaría a los 10 millones de dólares por año o bien haya firmado de forma unilateral para empezar a cobrar con un rango inicial situado sobre los 6,5 millones de dólares. En las próximas horas se desvelará este condicionante que impide hacer una valoración definitiva sobre el rol del ala-pívot en esta nueva etapa.
De cualquier modo, la llegada de Gasol a los Bulls permite un salto cualitativo para el equipo de Tom Thibodeau. Gasol permitirá un desglose de profundidad idóneo a un conjunto caracterizado por su fuerza defensiva, confiriéndolo un punto de calidad a su faceta más intimidadora en el poste. El 16 será un referente tanto en defensa como en ataque y si funciona y hay ‘feeling’ con Joakim Noah pueden convertirse en el ‘frontcourt’ más potente de la liga ¿Lo que ofrecerá Gasol a los Bulls? Es un buen pasador en el poste medio y bajo, maneja el balón con inteligencia y es un experto en jugar de espaldas y de cara al aro además de ser muy eficaz en el juego estático y de transición. Todo esto atribuirá al equipo una mejora en la productividad de juego, mejorando uno de los puntos débiles de los Bulls, que es la falta de empuje en el contraataque y que permitirá avanza la línea ofensiva. Con la llegada de Gasol se condiciona la continuidad de Carlos Boozer dentro del equipo y se da por hecho que deberá abandonar la franquicia mediante una cláusula de amnistía o si ha entrado en el citado “sign and trade” en el que podría entrar Mike Dunleavy, que ya ha dicho que no acepta verse envuelto en la operación.
Una de las resoluciones que deberá gestionar el cuerpo técnico de Thibodeau es cómo encajar y alternar la posición que venía ocupando Taj Gibson, uno de los jugadores de mayor progresión del equipo (la integración de los tres jugadores; Gasol, Gibson y Noa podría ser letal) y que invalida, en cierta medida, esa elección segunda ronda de los Bulls por un hombre de poste como es el australiano Cameron Bairstow. A lo que se condiciona el futuro de estos Bulls es al regreso y estado físico y mental de su estrella Derrick Rose, de su trascendente acoplamiento paulatino a la competición y de la incógnita que supone a su regreso de dos graves lesiones. Si Rose recupera las sensaciones y une sus fuerzas a la efectividad de Jimmy Butler y al aumento de protagonismo de Tony Snell, que está cuajando un Summer league bastante notable, el equipo encontrará muchas bazas de mejora en sus aspiraciones al anillo. También faltará por cerrar el traspaso de un Nikola Mirotic que ha bajado su cotización y esperanzas después de un final de liga bastante lamentable en el Real Madrid y su posición y rol en los Bulls y en el ‘rookie’ Doug McDermott, que llega como una promesa con un tiro certero desde fuera del perímetro.
Veremos qué sucede en esta nueva etapa de Gasol y si los Bulls cierran esta de reconstrucción y apuntalan su condición de equipo dispuesto a regresar por sus fueros a lo más alto de una competición tan exigente como es la NBA.