martes, 10 de junio de 2014

'Project 2501': impresionante ofrenda a 'Ghost in the Shell'

“En un futuro cercano el alcance de las redes corporativas ha llegado más allá de las estrellas. Electrones y luz fluyen a lo largo del universo. A pesar de ello, el avance en la computerización todavía no ha suprimido a los grupos étnicos y a las naciones...”.
Con este párrafo impreso y un magistral fundido en verde que da paso a los créditos, la protagonista, Motoko, una joven que se descubrirá como un sofisticado cyborg, observa desde una azotea esperando recibir órdenes para comenzar una misión que se está produciendo desde el operativo policial en Newport City por parte de la Sección 6.
Es el comienzo de una de las grandes obras maestras del anime contemporáneo, ‘Ghost in the Shell’, que adaptó el manga de Shirow Masamune a la gran pantalla de la mano de Mamoru Oshii en un filme que jugó con una vertiente ‘cyberpunk’ innovadora y seminal desarrollada en 2029. La inquietante historia en la que el bloque asiático domina gran parte del mundo, las redes computacionales se extienden por toda la faz de la Tierra y se han convertido en una parte indispensable de la vida diaria, provocando un cambio radical en la sociedad y en los individuos exploraba, bajo el halo futurista, la concepción de una sociedad en la que tanto las máquinas como los seres humanos están manipulados.
A punto de cumplir dos décadas de su estreno, 'Proyect 2501' (nombre código asignado al personaje principal) es una pequeña pieza de ingeniería audiovisual erigida como ofrenda artística hacia uno de los animes más reconocidos de la historia. Para ello, han recreado esa secuencia de apertura con un poder de sugestión y perfección que va más allá del simple homenaje. Dirigido por Ash Thorp y fotografiado por Tim Tadder, el proyecto ha ido acumulando hasta veinte artistas que han trabajado con una minuciosidad impecable hasta lograr la fidelidad y visión que destila el original.
Una relectura y modernización que ha mutado de la animación a lo cinematográfico, naciendo como iniciativa únicamente fotográfica que pasó a convertirse en un ambicioso tributo de 'live action' para rendir culto a una película donde la tecnología cibernética está incrustada en cuerpos humanos para que éstos sean sustituidos enteramente por componentes sintéticos y lograr una mayor eficiencia. ‘Ghost in the Shell’ planteaba interpelaciones y axiomas mucho más trascendentes de lo que aparenta. Y este 'Proyect 2501' ha querido recoger todo ese espíritu en una impresionante ofrenda.