miércoles, 25 de junio de 2014

Muere el incombustible Elli Wallach

(1915-2014)
Eli Wallach fue uno de los más distinguidos valedores del célebre método Strasberg, aunque a lo largo de su carrera nunca tuviera un protagonismo único de estrella de primera fila que le hiciera valedor de un reconocimiento total en Hollywood. Su talento y esa dirección interpretativa tuvieron su mejor ejemplo en la adaptación de Tennessee Williams llevada al cine por Elia Kazan ‘Baby Doll’, que dejó uno de sus mejores y más recordados papeles. También pasará a la Historia del Cine por el icónico e inolvidable Tuco, el pícaro “Feo” del spaghetti western de Sergio Leone ‘El bueno, el feo y el malo’, de Sergio Leone, papel por el que hoy, un día después de su fallecimiento a los 98 años de edad, casi todo el mundo le ha recordado.
Pero Wallach fue mucho más que un personaje antagónico. Judío y nacido en las entrañas de Brooklyn, a lo largo de su carrera definió su carisma con unos rasgos fisonómicos aptos para interpretar todo tipo de personajes, confiriéndoles una heterogeneidad y fuerza camaleónica que magnificaron su sólida presencia, otorgando una dimensión de calidad a cada rol al que puso rostro. Ahí quedan películas como ‘The Lineup’, de Don Siegel, ‘Los siete magníficos’, de John Sturges, ‘Las flores del diablo’, de Terence Young, ‘Vidas Rebeldes’, de John Huston, el western colectivo ‘La conquista del Oeste’, ‘La bahía de las esmeraldas’, de James Neilson, ‘Lord Jim’, de Richard Brooks, ‘Cómo robar un millón y…’, de William Wyler, ‘Abismo’, de Peter Yates, ‘La noche y la ciudad’, de Irwin Winkler ‘El Padrino III’, de Francis Ford Coppola… Más de ciento cincuenta títulos y trabajos fraguaron su leyenda como un intérprete de oficio. Contaba que rechazó el papel de Maggio al que dio vida Frank Sinatra en ‘De aquí a la eternidad’ por el que ganó un Oscar, pero su premio fue siempre su actitud ante la profesión, en la que ha seguido activo hasta hace un par de años, conservando la voluntad y el carácter reconocidos con el Oscar Honorífico de 2010.
Wallach tuvo un hueco especial para el teatro, desde su debut en 1945 con el drama ‘Skydrift’, hasta su pasión por el Off Broadway con ‘The Scarecrow’, ‘Mademoiselle Colombe’ o representaciones internacionales en funciones de prestigio como ‘Major Barbara’, ‘The Chairs’ o ‘The Cold Wind and the Warm’. Sin renunciar al ámbito televisivo, donde ha aparecido en algunas de las series más recordadas del universo catódico; ‘Batman’, ‘Playhouse 90’, ‘Kojak’, ‘Autopista hacia el cielo’, ‘Se ha escrito un crimen’, ‘Ley y Orden’, ‘Urgencias’…