lunes, 31 de marzo de 2014

Cerro de San Vicente: viaje a los orígenes de Salamanca

Existe una nueva cita cultural en Salamanca que funciona desde este mes y que resulta de lo más didáctica y enriquecedora. Se trata de una visita guiada por el Cerro de San Vicente, que enmarca varios atractivos; el primero y más fundamental, el de conocer de cerca el origen de la ciudad, además de provocar una sensibilización y suscitar el interés por descubrir el cimiento poblacional dentro del patrimonio histórico de la orbe charra. El Cerro de San Vicente ha sido hasta este momento una ubicación bastante desconocida, pero merece esta atención como destacado elemento patrimonial dentro de las propuestas culturales de esta ciudad mágica. Su parque arqueológico se sitúa dentro de este enclave estratégico que sirvió en los albores de la ciudad como un emplazamiento excepcional que permitía la visualización de la zona desde tres de sus flancos en la parte superior del altozano, desde el que se vislumbran unas vistas alternativas de la capital del Tormes.
Con esta propuesta, el visitante conoce de cerca y con todo lujo de detalles el génesis de la aldea que se fue fraguando entre los siglos VII y IV a. de C., dentro de la Primera Edad de Hierro, en la denominada cultura Soto de Medinilla, con la creación de asentamientos castreños que darían como consecuencia algunas de las primeras comunidades que tuvieron lugar en las tierras llanas occidentales de la meseta norte. Se pone a disposición del público la posibilidad de acercarse al pasado más ancestral de una ciudad cuya existencia se aproxima a dos mil setecientos años de antigüedad, mediante la observación de un conjunto de restos protohistóricos basados en cabañas y edificaciones auxiliares, que reflejan el modo de vida de aquellos primeros habitantes. Dentro de esta fantástica visita también se propone un viaje temporal sobre el sector claustral del antiguo Convento de San Vicente de Salamanca, así como del origen del monasterio cluniacense de los monjes Benedictinos de San Vicente, constituido en la zona como una de las más majestuosas edificaciones arquitectónicas de Salamanca, que sería trasnformado por la conquista por el general Wellington y posteriormente destruido en siglo XIX durante la Guerra de la Independencia, tras la llamada Batalla de Salamanca.
Un testimonio histórico que nos retrotae a la Salamanca Primitiva, que suscita el interés por aquel asentamiento original de la ciudad que garantiza su protección y exposición pública a la hora de integrar este tipo de estructuras descubiertas dentro de la oferta turística, cuya descripción aborda interesantes reflexiones y apuntes sobre el origen, configuración y evolución urbana del castro de Salmantica. Un recorrido por este poblado soteño del cerro de San Vicente, núcleo germinal de la ciudad, que supone un atractivo más al espacio patrimonial salmantino y que aviva el propósito de descubrir al ciudadano las claves de una ciudad histórica.
Las visitas interpretativas son gratuitas y tienen lugar desde el pasado 15 de marzo hasta el 29 de junio y del 20 septiembre al 2 de noviembre. Para los que quieran acercarse al parque arqueológico y viajar en el tiempo deberán acudir antes a la Oficina de Turismo de Salamanca (Plaza Mayor 32, 37002) y recoger su entrada, ya que se trata de grupos limitados por visita. Los sábados hay dos pases, a las 12:00 y 17:30 y los domingos a las 12:00h. y tienen una duración unos 90 minutos. Os aseguro que merece la pena y que supone una inversión de tiempo dedicado al conocimiento de la ciudad como nunca antes se había visto. Una cita obligatoria con la cultura de nuestra tierra.