lunes, 3 de febrero de 2014

XLVIII Super Bowl: Los Seahawks destrozaron a los Broncos de Manning.

La XLVIII Super Bowl de ayer prometía una noche inolvidable para Peyton Manning, el legendario ‘quarterback’ de los Denver Broncos, que partían como favoritos del mayor acontecimiento deportivo del mundo. Pero nadie imaginaba que lo que iba a suceder en el MetLife Stadium de Nueva Jersey, que se llenó hasta la bandera con 82.529 espectadores que disfrutaron de la Superbowl más fría de su historia. Los Seahawks de Seattle salieron desde el comienzo del partido con una disciplina y un planteamiento táctico que descolocó por completo a los hombres del entrenador jefe John Fox, con ‘safety’ nada más empezar debido a un mal centro de Ramírez que Manning no puedo evitar que se le escapara.
Tanto es así, que se registró como la anotación más rápida en la historia de esta final. Las cosas se empezaban a inclinar demasiado pronto para los de Denver y no haría más que ratificar esa superioridad cuando Steven Hauschka contectó un ‘field goal’ de 31 yardas para ampliar la ventaja de los Seahwaks, que mediante el mismo jugador volvería a anotar otro ‘field goal’, esta vez de 33 yardas, después de retaran la jugada en la que parecía ‘fumble’. El marcador se había puesto en un 8-0 en un abrir y cerrar de ojos. El primer cuarto acabó con los Seahawks en la yarda 17 de Broncos. Por si fuera poco, el primer ‘touchdown’ del partido de llega por parte de Marshawn Lynch, que corre para una yarda y logra la anotación. Hauschka puso el punto extra. 15-0. Y no sería el único del segundo cuarto. Malcolm Smith interceptó a Manning, llevando el balón ovoide hasta la zona de diagonales al correr 69 yardas, colocando el marcador en un 22-0. La cara del mítico Manning lo decía todo.
Los de Seattle salieron en el tercer cuarto con el mismo empeño en obstaculizar la ofensiva de los Broncos, sin que éstos pudieran demostrar todas las virtudes de una temporada para el recuerdo. Además, los de Pete Carroll estaban muy crecidos y se dispusieron a demostrar el potencial ofensivo, dejando ver las carencias de la defensa contraria. Percy Harvin retrasó 87 yardas en la entrega de balón del inicio del juego hasta la zona de "touchdown" y amplió todavía más la diferencia a 29-0. La ofensiva de Denver buscaba constantmente revertir la situación, con Manning y Welker como revulsivos. Pero ni con esas. Después de un ‘fumble’ en el que Seattle recuperó su yarda 20 y cuando los Broncos parecían que iban a anotar sus primeros puntos del partido, Russell Wilson conectó un pase de 23 yardas a Jermaine Kearse y acabó en como otro nuevo ‘touchdown’. El correctivo estaba siendo severo. 36-0 empezaba a ser un resultado insalvable. A pesar de que los Broncos, siempre apoyados en la experiencia y la capacidad física de Peyton Manning, lograra un ‘touchdown’ anotando en pase de 14 yardas con Demaryus Thomas y la conversión de dos puntos a Wes Welker, no fue suficiente para recortar la diferencia. El 36-8 que abría una mínima esperanza de remontada se esfumó con la persistencia con la que Seattle se mostraba intratable en el campo, con Zach Miller recuperando el ‘onside kick’ para, en el siguiente drive, Russell Wilson anotó en pase de 10 yardas de Doug Baldwin el quinto y último ‘touchdown’ de la noche.
La nota negativa de la noche fue la lesión de Richard Sherman. Y Chancellor tuvo que salir por molestias en la pierna. Sin embargo, pese a estas bajas en defensa, el resto del partido fue un recital de contención defensiva de los Seahawks, provocando que los Broncos perdieran balones y evidenciaran una total falta de fortaleza. La Seattle había machacado a 43-8 a Denver ofreciendo a todo el mundo una auténtica exhibición de juego, con el tercer marcador más amplio en la historia de la Superbowl. El MVP fue a parar, como no podía ser de otra manera, a un defensa, al ‘linebacker’ Malcolm Smith. Tras la decepción de los Broncos, se volvió a especular con la mentalidad de Manning y sus actuaciones en los grandes eventos, especulando incluso con su hegemonía. En cualquier caso, los Seahwaks obtienen su primer trofeo Vince Lombardi y prometen seguir creciendo con un equipo consolidado en una muy prometedora juventud.
Como cada año, uno de los eventos más seguidos por los telespectadores son esos espectaculares ‘shows’ del ‘half time’, donde artistas de renombre ofrecen lo mejor de sí mismo; en la noche de ayer, el encargado de acaparar todas la miradas fue el cantante hawaiano Bruno Mars, interpretando cinco temas, uno de ellos el mítico 'Give it away', acompañado de los Red Hot Chili Peppers. Además, U2 presentó durante el descanso su nuevo single 'Invisible'. Y lo hizo entre otro de esos reclamos que hacen grande esta cita deportiva, que no es otra que la emisión de los anuncios comerciales más caros del año, una tradición que implica que las visitas al excusado sean mucho más breves y que la gente aguante delante de la pantalla con el mismo interés que genera el mismo partido. Además del estreno de trailers de los próximos ‘blockbusters’ cinematográficos (‘The Amazing Spiderman 2’, ‘Transformers 4’, ‘Captain America: The Winter Soldier’, ‘Age of Extinction’, ‘Pompeya’ o ‘24: Live Another Day’, entre otros), los anuncios de las grandes marcas norteamericanas lanzan su campañas con spots realmente divertidos, como el de la máquina del tiempo Doritos, los perros cabezones de ‘Audi’, el de Morpheus y el homenaje a ‘Matrix’ de KIA, el nostálgico ochentero de ‘RadioShack’, a Arnold Schwarzenegger riéndose de sí mismo para la cerveza Bud Light, el reivindicativo y antibélico de AXE, el de Ford protagonizado por James Franco, a Ben Kingsley poniéndole rostro al de Jaguar, los teleñecos con Toyota, el hipermusculado de GoDaddy con Danica Patrick Stars, uno muy ñoño de Coca-Cola y la entrañable historia entre un perro labrador y un caballo de ‘Budweisser’.
Podéis ver todos los spots de la noche en la Super Bowl Commercials dedicado a esta parte de la Superbowl. así como el termómetro que indica lo más votado por los telespectadores a través de votaciones por Twitter en el mítico ‘Brand Bowl’ anual de Boston.com.
Archivo de artículos abismales de anteriores ediciones