lunes, 24 de febrero de 2014

Exhumed Movies, la proeza de un fanzine imprescindible

Este fin de semana que ha quedado atrás se celebró en Salamanca la I Muestra de Cine Oscuro, Maldito y de Culto organizado por los titanes que llevan a cabo esa publicación especializada en género fantástico, terror, serie B, Z y cine clásico que es Exhumed Movies. En ella pudimos compartir esa pasión común por unos géneros (en esta velada cine español y cine italiano) que contienen en su intrahistoria narraciones catedralicias más allá de los títulos de serie B de los que se nutre, encontrando además híbridos y títulos indefinibles que no sólo hay respetar o estudiar, sino reverenciar por su contribución a un género de variantes de un valor irrefutable como obras de arte. Desde Claudio Guerín, con una joya sepultada en la memoria de nuestra filmografía como es ‘La campana del Infierno’, pasando por la obra maestra absoluta que supone ‘La semana del asesino’, de Eloy de la Iglesia hasta llegar a esa película maldita y encantadoramente perversa que es ‘No profanar el sueño de los muertos’, de Jorge Grau. Por si fuera poco, tuvimos el honor de abrir esta iniciativa con nuestro cortometraje ‘3665’, aunque a priori un poco desubicado, conquistó tanto a los organizadores como al público que quiso compartir estos dos días de cine ‘fantastique’.
El segundo día, se abrió la jornada con el pase del corto ‘Procrastinator, un cuento asombroso’, de Marta Rodríguez y Nacho Carrero y seguidamente tocaba sobrealimentación de cine italiano, de esa magia colectiva tan mediterránea que entregaron una gran variedad de subgéneros con unos parámetros estilísticos y argumentales que bien mostraron los títulos elegidos; esa pieza que es ya un clásico ‘grindhouse’ meridional como es ‘Gomia, temor en el mar Egeo’, del inefable Joe D'Amato, ‘El más allá’, del siempre referente y psicotrónico Lucio Fulci y para acabar la noche un pase modélico de la magnífica carnicería ‘Bahía de sangre’, del mítico y maestro de maestros Mario Bava. En el fragor de los estilemas del género y convocando el espíritu más gamberro, la noche se cerró ya de madrugada con ‘Caníbal feroz’, de Umberto Lenzi, con una gozosa sesión que fue apoyada por divertidos gritos y haciendo de esta muestra el objetivo para la que ha sido instaurada: un cónclave ineludible donde aficionados al género y descubridores de reliquias cinematográficas se identifican en una noche en la compartir filias, reverenciar a los grandes maestros olvidados y, por qué no, beberse unas cervezas en una atmósfera de plena satisfacción.
Y ése es el mayor logro de esta muestra que debe y tiene que tener continuidad, porque a pesar de que el público fluctuó dependiendo de la hora, la película y de que el ambiente general no fuera todo lo multitudinario que sus responsables hubieran querido, fue un éxito estimulante para los que compartimos ese espacio alternativo de cultura que fomentan los chicos de Almargen. Los principios siempre son duros, pero lo cierto es que esta gente ha trabajado duro para sacar este sueño adelante. Y a buen seguro que en un breve periodo de tiempo, esta cita será inexcusable. Con toda certeza.
Centrándonos en el génesis de todo esto, Exhumed Movies es una cuidadísima publicación que en un par de años y con sólo seis números se ha convertido en todo un referente en nuestro país. José Antonio Diego, Javier Castellanos y Jesús Lopera “Sito” son los creadores de esta revista (en realidad un lustroso fanzine) que recopila lujosos análisis sobre obras de la historiografía fílmica menos conocida, acaparando géneros identificativos y de gran vigor estético, sumergiéndose en estos movimientos fílmicos donde la innovación, los arquetipos y las obsesiones artísticas confluyen en películas ocultas que contienen en su savia algunos de los pilares del cine moderno. En ella se encuentran todo tipo de mestizajes y apogeos de una época donde el séptimo arte ofrecía productos que, en la globalidad cinematográfica, han marcado un signo mucho más trascendente del que se suele tener en cuenta. Un cine en el que abundan mitos e iconos que cuentan con seguidores en todo el mundo, mientras la gran mayoría desconoce su importancia. Sus textos, de mano de un grupo de colaboradores muy versados en el tema, articulan desde la pasión y el amor al cine, auténticas ofrendas de una valía fundamentada sobre todo en el discernimiento de una vocación genérica orientada hacia los subgéneros mediterráneos.
Ese cine oscuro y maldito al que aluden en sus magníficas portadas invocan ese universo con fondo abisal que congrega erotismo, violencia, terror, fantástico, ‘giallo’, ‘fumetti’, género negro y ‘poliziesco’, ‘euro spy’, ‘spaguetti western’, ‘gore’, ‘splatter’, ‘softcore’, ‘mondo’… (entre muchos otros géneros) con una profundidad arqueológica digna de elogio. ‘Exhumed Movies’ es, con mucho, una de las mejores publicaciones de cine que se pueden encontrar en el apagado panorama nacional. Tanto es así que sus primeros números descatalogados se venden en el mercado virtual por un precio que supera diez veces el original, lo que les convierte, a su vez, en una gratificante anomalía de culto dentro del sector.
Un contenido que el aficionado de esta tipología de cine no debe perderse, pues en sus páginas encontrará auténticas joyas de esa mitología a descubrir y a reivindicar, como hace esta gente impetuosa que ha sido capaz de construir un nombre de prestigio en el desusado y nostálgico mundo del fanzine escrito dentro de la era 2.0. Toda una proeza.