jueves, 6 de febrero de 2014

Edgar Wright y el arte del 'close-up'

Los planos ‘close-up’ son aquéllos planos muy cerrados a los que se les da un golpe de avance, un ‘travelling optique’, para ejercer todavía más énfasis con una aproximación de la cámara en relación al objeto o personaje encuadrado. Ese primerísimo primer plano es casi tan antiguo como el propio cine, pero a Edgar Wright es un recurso por el que siente una filia rayana en la obsesión. Por eso, en toda su filmografía se aprecia este recurso de forma constante, como un signo de identidad utilizado tanto en la fantástica “Trilogía Cornetto” como en su experiencia americana ‘Scott Pilgrim contra el mundo’.
¿Alguien duda que en su próxima adaptación del cómic ‘Ant-Man’ no vaya a estar presente?
Las razones de su utilización y propósitos dentro de la narración, en este vídeo donde el realizador británico lo explica en un montaje de David Chen.