jueves, 30 de enero de 2014

John Cleese y la necesidad de la creatividad

“La creatividad no es un talento. Es una forma de articulación”
(John Cleese. 1991).
¿Cómo funciona la creatividad? ¿Cuál es su origen? Es una pregunta que posiblemente no tenga respuesta. Lo cierto es que no existe una ciencia ni un modelo exacto que pueda optimizar nuestra capacidad de creación. Desde la década de los 90, el cómico británico y miembro de los Monty Python John Cleese ofreció una receta sobre su visión de la comedia y la creatividad conjugada en cinco elementos primordiales.
1. Espacio: Uno no puede ser creativo si está bajo presión o tiene problemas que afecten a su rendimiento.
2. Tiempo: Hay que crear un espacio y mantener en él un tiempo dilatado.
3. Tiempo: Aprender a ser paciente y dar tiempo a que se llegue a algo original. Es necesario tolerar la incomodidad de medir el tiempo y la indecisión a la hora de reflexionar.
4. Confianza: A la hora de ser creativo no hay que tener miedo a cometer un error. Si se cometen errores, se pueden corregir y aplicarlos de forma beneficiosa.
5. Humor: La creatividad se da en la interacción de estados a la hora de actuar; uno abierto, con una visión abstracta del problema que permiten reflexionar sobre las posibles soluciones, y otro cerrado, que amplifica la implementación de una solución específica con una precisión limitada. La principal importancia evolutiva del humor es que nos llega desde el estado cerrado que dé paso al estado abierto de rápida.
En este vídeo sobre el liderazgo creativo, Cleese ahonda en las claves de este apasionante tema llegando a una conclusión certera: en la creatividad, si uno se centra en algo y se acerca a ello de forma insistente y reflexiva, el inconsciente será el encargado de premiar esa maravillosa obstinación. La creatividad, en suma, es tan necesaria como cualquier otro ámbito de nuestra vida.
Ilustración: Terry Wolfinger.