lunes, 13 de enero de 2014

71th Golden Globes: Sin pistas para los Oscar

Eso de que los Globos de Oro son la antesala de los Oscars empieza a dejar de ser una realidad para pasar a convertirse en una frase hecha. La velada organizada por la prensa extranjera para destacar lo mejor del año y en donde todos los invitados se ponen finos a Moët & Chandon siguió el patrón de los últimos años repartió sus premios dejando serias dudas sobre dónde enfocar los favoritismos de cara a los próximos Oscar del próximo marzo. La gran cantidad de candidaturas (siete en total) que había acumulado el drama racial ’12 años de esclavitud’, de Steve McQueen, se alzó con el galardón a la mejor película dramática. Pero eso fue todo, ahí se quedó su acopio de premios. Se esperaban más, muchos más. Sin embargo, ‘La gran estafa americana’, salió victoriosa de esta 71ª edición de los premios. Pese a que David O. Russell se fue de vacío, su cinta obtuvo el Globo de Oro a mejor comedia o musical, con otros dos galardones a sus actrices principales, Jennifer Lawrence y Amy Adams. En cuanto a dirección, imperó la cordura y Alfonso Cuarón fue recompensado con un premio que reconoce la labor artística de un cineasta revolucionario por su impecable trabajo en ‘Gravity’.
También fue la noche en que Matthew McConaughey fue distinguido por su papel en ‘Dallas Buyers Club’ como el gran actor que siempre ha sido. Y esto, a Chiwetel Ejiofor, que partía como el favorito en todas las quinielas, no pareció hacerle mucha gracia. Incluso Spike Jonze subió a recoger el Globo a mejor guión por ‘Her’. La lástima es que otras dos cintas merecedoras de algún reconocimiento, como ‘Nebraska’, de Alexander Payne o ‘A propósito de Llewyn Davis’, de los hermanos Coen, acabaron con el casillero de premios a cero. No así ‘El lobo de Wall Street’, de Martin Scorsese, que pese a dos únicas candidaturas, pudo apuntarse uno para Leonardo DiCaprio. Cate Blanchett, por su parte, despejó cualquier duda respecto a lo premiable de su trabajo en ‘Blue Jasmine’, de Woody Allen, que prefirió enviar a Diane Keaton a recoger su premio honorífico Cecil B. DeMille que ir a recogerlo en persona. Vamos, un clásico. Como que la hija de Mia Farrow incendiara las redes sociales con un tweet tan atroz como controvertido: “¿Han puesto la parte donde una mujer confirma públicamente que abusó de ella cuando tenía 7 años antes o después de ‘Annie Hall’?".
Tina Fey y Amy Poehler (que se llevó el Globo de Oro como mejor actriz televisiva de comedia por ‘Parks and Recreation’) operaron como maestras de ceremonia siguiendo los habilidosos parámetros que ya exhibieron en la pasada edición; con sencillez y brillante eficacia, sin abarcar protagonismo y soltando algunos comentarios memorables como el referido a George Clooney a propósito de su trabajo en ‘Gravity’; “es la historia de cómo George Clooney se perdería en el espacio antes que pasar un minuto más con una mujer de su edad”. Otros de los instantes de la noche fueron los discursos de una “achispada” Jacqueline Bisset, que desordenó sus palabras hasta límites de puro surrealismo (“como mi solía decir mi madre solía: “Váyanse al infierno y no vuelvan”), la “cobra” que le hizo Bono a Sean John Comb o el corolario del equipo de ‘Breaking Bad’ cuando ganó el premio a la mejor serie dramática de televisión, que acabó en boca de Aaron Paul con la sintética frase “Yes, bitches thanks (Sí, gracias putas)”. La serie protagonizada por Bryan Cranston (que ganó en su disciplina) fue la gran triunfadora en el apartado catódico, donde no hubo rastro de una ‘Homeland’ desaparecida en las nominaciones y que había sido la serie ganadora de las dos últimas ediciones.
Sofia Vergara se volvió a casa después de cuatro nominaciones sin el galardón en detrimento de Bisset. Tampoco ‘Modern Family’ pudo perpetuar el romance que mantenía con estos galardones y fue ‘Brooklyn 9-9’ la distinguida como mejor comedia televisiva del año, que también el rascó el de mejor actor de comedia para Andy Samberg, despojando a Jim Parsons de la posibilidad de ganar el premio por tercer año consecutivo, con lo que ‘Big Bang Theory’ tampoco se llevó nada. Michael Douglas y ‘Behind the Candelabra’, de Steven Sodernergh, se hicieron con los galardones de mejor intérprete en una miniserie o filme para televisión y el Globo a la mejor producción en ésta categoría. A todo esto, Alex Ebert, el compositor ganador del premio a la mejor banda sonora con ‘Cuando todo está perdido’, debe seguir celebrándolo a raíz de lo visto anoche.
Próxima parada en este universo de oropel: el próximo jueves 16 de enero, cuando se den a conocer los nominados a los Oscar, que este año se entregarán el próximo domingo 2 de marzo, en una ceremonia que se realizará en el teatro Dolby de Hollywood y que cumple su 86ª edición. A partir de entonces, podremos ir especulando con los posibles ganadores.