lunes, 4 de noviembre de 2013

El estudio de Hans Zimmer

Al compositor alemán Hans Zimmer se le conoce por varias partituras que son distinguidas y familiares para la audiencia menos versada en el terreno de la banda sonora cinematográfica; ‘Rain Man’, ‘Paseando a Miss Daisy’, ‘Thelma & Louise’, ‘La Roca’, ‘El rey león’, ‘Mejor... imposible’, ‘La delgada línea roja’, ‘Gladiator’, ‘Pearl Harbor’, ‘El último samurai’, varias de ‘Piratas del Caribe’, ‘El caballero oscuro’ y un largo etcétera que se aglutinan dentro de una de las carreras más ingentes y fundamentales del cine moderno por su especialidad en la integración de sintetizadores y música electrónica con arreglos orquestales tradicionales.
A su vez, Zimmer es uno de los más controvertidos creadores musicales del oropel hollywoodiense, entre otras cosas porque, dejando a un lado la efervescencia sonora y el ímpetu innovador de su obra, es centro de reconocidos remedos a modo de ofrendas e inspiraciones demasiado “evidentes”, de no acreditar a muchos colaboradores a los que se le atribuyen bandas sonoras completas o imitaciones propias que recaen con profusión en el auto plagio y cierta “leyenda negra” que rodea a este músico ganador de dos Oscar (‘El Rey León y ‘Gladiator’) y que, sin embargo, no han evitado que su consolidada posición privilegiada dentro del universo de los ‘scores’ de finales del siglo pasado y principios del actual.
Hace un tiempo, el fotógrafo Trey Ratcliff extrajo la esencia del garito con aires ‘Dè Modè’ de nada sutiles, ornamentos ambiente decimonónicos que remiten a una filia por el ‘steam punk’ más descarado, donde Zimmer asume que compone entre boato señorial y camuflados equipos de sonido al servicio de su exclusivo y reconocible arte.
Aquí tenéis el artículo de Ratcliff sobre su visita al estudio del compositor teutón y más fotos del alucinante y recargado entorno que le rodea.