lunes, 22 de julio de 2013

Edward Furlong: La decadencia de otro "juguete roto"

“¡Dinero fácil!” fue la frase dentro de ‘Terminator 2’, que esgrimía el joven John Connor o lo que es lo mismo, Edward Furlong, cuando debutó a lo grande en Hollywood de la mano de James Cameron. Entonces tenía catorce años y todo el mundo destacó su química y desparpajo frente a la cámara. Su corte de pelo, su forma de vestir y el rostro con pinta de meterse en problemas hicieron que su primera aparición le etiquetaran como estrella con un futuro prometedor. Durante unos años así fue. Las carpetas de las adolescentes se llenaron con fotos de este rebelde gracias a una serie de filmes que evidenciaron que aquel chavalín era más que el actor juvenil de moda; ‘Cementerio viviente 2’, ‘Corazón roto’ junto a Jeff Brigdes, ‘Little odesa’, ‘Juego mortal’, ‘Antes y después’ interpretando al hijo de Meryl Streep y Liam Neeson, ‘Pecker’, la controvertida ‘America History X’, ‘Cero en conducta’, ‘Animal Factory’… le transformaron en un actor de culto.
Su carrera como actor no se ha detenido. Sin embargo, ha seguido por otros derroteros, sin el esplendor de aquellos años ‘post-Terminator’. Su regreso a la primera división de las grandes producciones se iba a producir en la tercera entrega del Cyborg de Cameron en 2003, pero se truncó debido a que los productores prescindieron de sus servicios por una razón muy puntual: Furlong llevaba demasiados años siendo un yonqui reconocido, adicto al alcohol y a todo tipo de sustancias que le han llevado a las portadas de los medios sensacionalistas por otros motivos bien diferentes a los interpretativos. La desvirtualización de la fama, el término “juguete roto” y la constante decadencia de la vida vivida sin control han condenado la imagen de un hombre transformado por las drogas en un espantajo de prematura vejez, retrato figurado de la fragilidad suicida en la que ha caído tantas veces. Tras varias sobredosis y demasiados excesos, Furlong es el muerto viviente de la imagen que encabeza esta entrada. Se enfrenta a tres casos de maltrato contra su ex novia. Celebrada la vista preliminar del caso hace unos días, espera la condena que le podría llevar a la cárcel.