jueves, 25 de abril de 2013

Marc Gasol, jugador defensivo del año en la NBA

Los medios nacionales absorbidos por esa constante mercantilización del todopoderoso fútbol relativiza en muchas ocasiones, gestas más importantes que merecen la primera plana de las páginas deportivas por lo sacrificado e importante del hecho en sí. Me refiero al merecido premio que la NBA le ha otorgado a Marc Gasol como mejor jugador defensivo del año. Una hazaña heroica que sitúa al implacable pívot de los Memphis Grizzlies entre los grandes baluartes de la mejor liga del mundo. Hace mucho tiempo que dejó de ser “el hermano de Pau” para convertirse en uno de los jugadores más importantes de la liga. Su crecimiento tanto físico como mental ha fortalecido su capacidad de reacción, en la pugna del cuerpo a cuerpo, su inteligencia a la hora de ayudar al equipo en la custodia de la zona.
Sin ser un gran ‘blocker’, Marc sabe ejercer de líder en un equipo al que capacita con su ratio de producción de juego tanto defensiva como ofensivamente. Los menos de 90 puntos en contra de media anotados por encuentro dan una idea del potencial de este equipo que abandera un Gasol que ha ganado en confianza, en capacidad para leer el juego, en visión a la hora de ejecutar los ‘pick-and-roll’ y ayudar con una solvencia fuera de lo común. Su progresión tiene un aliciente con este merecido premio. Marc comparte desde ayer un lugar privilegiado en la historia de la NBA junto a nombres como Michael Jordan, David Robinson, Hakeem Olajuwon, Dikembe Mutombo o Ben Wallace. Todo un hito.