martes, 16 de abril de 2013

Cuatro décadas sin la voz de Nino Bravo

Cuarenta años desde su muerte, un 16 de abril de 1973, Luis Manuel Ferri Llopis, más conocido por todos como Nino Bravo, sigue siendo una de las personalidades musicales más carismáticas y reconocidas de la historia de la música española. Su personal carisma y esa voz de potencia sorprendentemente cálida, capaz de transmitir la energía de todas esas canciones imposibles de olvidar, establecieron en un pequeño margen de tiempo de éxito un legendario legado que abarca a muchas generaciones que siguen idolatrando la figura de un cantante que fue único y se alzó con la admiración del mundo gracias a su imponente sonoridad melódica.
Destinado a ser un ídolo internacional, aquel fatídico accidente en la N-III de la salida de Villarrubio dirección a Valencia truncó la progresión de un solista de voz inconfundible. A cambio, trascendió al paso del tiempo para transformarse en un icono con un repertorio de canciones; ‘Como todos’, ‘Es el viento’, ‘El adiós’, ‘Elizabeth’, ‘Te quiero, te quiero’, ‘Puerta de amor’, ‘Noelia’, ‘Un beso y una flor’, ‘Mi tierra’, ‘Cartas amarillas’ o ‘América’, entre muchas otras, configuradas como himnos y símbolo de la mejor ofrenda a un cantante que siempre vivirá en el recuerdo colectivo.