martes, 8 de mayo de 2012

Maurice Sendak, gracias por hacer mi vida más feliz

Pero los monstruos gritaron: “¡Por favor no te vayas -te comeremos- en verdad te queremos!”. A lo cual Max respondió: “¡NO!”. Los monstruos emitieron unos horribles rugidos y crujieron sus afilados dientes y lo miraron con ojos centelleantes y le mostraron sus terribles garras pero Max subió a su bote y se despidió de ellos.
Y navegó de regreso casi más de un año por varias semanas y durante todo un día hasta llegar a la noche de su propia habitación donde encontró su cena que aún estaba caliente.
Maurice Sendak ('Donde viven los monstruos (Where the wild things are)'.
D.E.P (1928-2012).