miércoles, 25 de abril de 2012

Brando y 'El Padrino'

¿Quién interpretaría a Don Corleone? Francis Ford Coppola quería a Marlon Brando, pero Brando había caído en desgracia. Sus travesuras en ‘Rebelión a bordo’ eran legendarias: se decía que había transmitido la gonorrea a la mitad de las mujeres de Haití, donde se rodó la película. Estaba obeso y, lo que es peor, su película más reciente ‘Quiemada’, de Gillo Pontecorvo, había sido un estrepitoso fracaso.
Sin dejarse desanimar, Coppola trató de colárselo a los ejecutivos de Paramount en una acalorada reunión en el cuartel general de Gulf + Western en nueva York. Cuando mencionó el nombre de Brando, Stanley Jaffe, prematuramente calvo y agresivo, dio un puñetazo en la mesa y proclamó que el actor nunca interpretaría al Don mjientras él fuera jefe de Paramount Pictures. Tras lo cual, parece que Coppola tuvo un ataque de epilepsia y cayó espectacularmente al suelo, como si la estupidez del ‘diktat’ de Jaffe le hubiera hecho perder el sentido.
Impresionado, Jaffe aceptó. Coppola filmó a Brando en vídeo mientras el actor se transformaba en Don Corleone poniéndose kleenex en la boca y betún en el pelo. “Sabía que era una pérdida de energía inútil hablar con Ruddy o con Evans y que era Bluhdorn el que no lo quería, así que me fui a Nueva York”, recuerda el director. Instaló una reproductora de vídeo de media pulgada en la mesa de la sala de juntas de Bluhdorn, entró a su despacho y dijo: “¿podría hablar con el señor Bluhdorn un minuto?”.
“Francis ¿qué vas a hacer?, dijo Bluthdorn al ver en la pantalla a Brando embetunándose el pelo rubio. “¡No! ¡Definitivamente no!¡No quiero a ése chalado!, ladró Bluthdorn y se dispuso a abandonar la sala. Pero se volvió un momento, justo cuando Brando empieza a encogerse como un globo pinchado y dijo “¿A quién estamos viendo? ¿Quién es esa vieja cobaya? Es fantástico”. Y Coppola consiguió a Brando.
Fragmento de ‘Moteros tranquilos, toros salvajes (La generación que cambió Hollywood)’, de Peter Biskind (Ed. Anagrama).
Publicar un comentario en la entrada