lunes, 16 de mayo de 2011

El Athletic regresa a la Europa League, pero...

El Athletic de Bilbao volvió ayer a sellar su pasaporte para jugar la Europa League la temporada que viene. Regresa después de dos años en los que el equipo ha experimentado una notable progresión, asumiendo una confianza que hace años hubiera sido impensable. Sin embargo, en la parroquia Athleticzale no parece suficiente. El juego del equipo y sobre todo las decisiones técnicas de Joaquín Caparrós han sido insuficientes en estos últimos partidos. Cuando el equipo más tenía que demostrar a su afición. Da la sensación que con más arrojo y otro tipo de dibujo estratégico, sin tanto miramiento hacia ese juego rácano que se mostró ayer y en encuentros precedentes, Europa hubiera estado mucho antes en el feudo rojiblanco. En una palabra: más ambición. A este Athletic le falta avidez, más garra, más juego cuando las circunstancias lo requieren. Y mucha de la culpa de todas esas carencias llegan desde el propio banquillo. Lo que hizo contra el Espanyol, hace tres jornadas, contra el Levante y el enfoque preventivo que le dio ayer a ese empate final que le daba el pase a Europa simbolizan perfectamente los errores del técnico de Utrera, tan cuestionado últimamente en el equipo del ‘botxo’.
Ayer el equipo debía ratificar la estupenda temporada que ha cuajado. No todo ha sido malo dentro de cómputo global. Ni mucho menos. Todo lo contrario, pero anoche debía afianzarse la confianza, la seguridad de ganar a uno de los mejores equipos de esta segunda vuelta, un Málaga intratable. Pero no fue así. El potencial es muy grande, mucho más de lo que se cree. El conformismo, la especulación y la satisfacción ‘resultadista’ no son buenos aliados para esta generación de jugadores llamados a lograr grandes gestas, mucho más importantes que clasificarse para la Europa League sin importar si quiera ese quinto puesto perdido que nos pertenece por méritos y que han perdido con la justicia de una actitud amoldada a un objetivo que sabe a poco. Veremos qué sucede la jornada que viene, la última, donde hay mucho en juego. Si el Athletic gana en Santander depende de una derrota o un empate del Sevilla para evitar la previa Q3 europea para entrar directamente en la Europa League. Pero más importante, veremos cuál es el devenir de estos leones la campaña que viene. Va a ser un verano movidito en los entornos de Ibaigane y de San Mamés. Hay que estar contentos y felices por esa clasificación y valorar positivamente la consecución colectiva. Eso sí, con recelos y optimismo por que la cosa vaya a más. Simplemente eso.