jueves, 28 de abril de 2011

Marcin Jakubowski: la magia atmósferica de la ilustración

Las ciudades que todos conocíamos desaparecieron bajo un cataclismo que llevó a la extinción de ese concepto familiarizado de lo se llamó durante siglos urbe cosmopolita. Las grandes avenidas y los monumentos fueron pasto de la destrucción. La nueva era enterró el pasado, sumiendo el presente en un caos de tecnología y evolución involutiva. Desde entonces, los parques pasaron a ser desfiladeros de metal, el olor de las flores se convirtió en un hedor metálico de cables oxidados. La vida se sustituyo por un procesador y la muerte por un simple cortocircuito…
El ilustrador polaco Marcin Jakubowski recrea mundos que propagan la idea de un futuro cruel y gris, donde la humanidad ha dejado de ser como era. Compone sus obras con un trazo perfecto que delinea un estilo capaz de transmitir sensaciones con un tono terriblemente oscuro, aunque con espacio para lo caricaturesco. Su esencia poética y subversiva va desde esa visión fatalista del futuro a escenarios híbridos, maquinaria atemporal, hasta la recreación gótica de un pasado reconocible y cercano que demuestra su devoción por la conmutación de géneros. Cualquier categoría le sirve a Jakubowski tanto para transitar tanto por la emoción gráfica conceptual de un instante literario como para reavivar la magia de una animación tradicional infantilizada. “Me gusta usar mi imaginación para crear otros mundos”, afirma en su web. El ilustrador consuma su objetivo en una idea muy simple: crear deliberadamente un estado de ánimo y una atmósfera en el espectador de su obra.
Su página BalloonTree expone su arte.