viernes, 29 de abril de 2011

Halcón Perfumerías Avenida, también campeón de liga


Entre tanto ajetreo deportivo con tanto énfasis mediático empañado por el ostracismo de eventos tildados de ‘clásicos’ que decepcionan y retrotraen la memoria un tiempo perdido donde la clase y el talento se superponían a este apego por la celebridad a golpe de talón, de nuevo, otra vez en dos semanas, el Halcón Perfumerías Avenida merece un destacado espacio en la plana deportiva. Obviamente, no va a ser así en el ámbito nacional, sumergido en polémicas baladíes y absurdos circos. Sin embargo, las chicas de Lucas Mondelo han convertido el sueño en realidad. Un triplete cuya singladura y esforzado trabajo comenzaran en octubre, con la consecución de la Supercopa, que cayó en Valencia, en la Fonteta, ante el Ros Casares, el equipo al que las charras han ganado en los seis enfrentamientos directos y al que ayer derrotó por 85-90 en el segundo partido de la final de liga, llevándose la victoria final y el trofeo de campeonas 2010-2011. Entre medias, nada más y nada menos, que el equipo salmantino se agenció, como un hecho histórico y meritorio, la Copa de Europa en Ekaterimburgo. Es la segunda vez que el Perfumerías obtiene el máximo título nacional. Y lo hizo por la vía rápida.
Anoche lo hizo con solvencia, reponiéndose de los diez puntos de desventaja con los que se fue el Ros Casares en el primer cuarto, para irse de trece en el segundo. El encuentro estuvo disputado y muy emocionante. Con diversas oportunidades de acercamiento de las de valencia en el marcador gracias a las invectivas de Rebbekah Brunson, Laia Palau o Marta Fernández. Pero no fue suficiente, la gran aportación atacante y defensiva del conjunto salmantino frenó las expectativas de remontada del Ros, fundamentalmente porque hasta cinco jugadores del Avenida superaron los diez puntos; De Mondt (12), Lyttle (13), Alba Torrens (11), Silvia Domínguez (11) y sobre todo Erika de Souza (19), que además se convirtió en la pieza clave al coger 12 rebotes. Con el relax de saberse superiores y campeonas, disminuyeron la marcha en exceso y el Ros recortó la distancia en el último minuto de partido, hasta ponerse a tres puntos cuando sólo quedaban ocho segundos. Pero el control de faltas y el acierto de la línea de tiros de libres apuntalaron la gesta del que ha sido el mejor equipo de baloncesto femenino continental y nacional de este año. El Triplete será muy difícil de repetir, pero ahora es el momento de disfrutarlo y de rendirse ante la épica alcanzada por las heroínas de Salamanca.
Enhorabuena CAMPEONAS.