miércoles, 9 de febrero de 2011

'Si o no', el juego antitético del corto del aborto

A simple vista puede parecer cualquier cosa menos lo que es. El cortometraje ‘Sí o no’, de Isabel Poveda Llanos, presentado en la nueva edición del Notodofilmfest.com impone cierto grado de compromiso por parte del espectador. No tanto en el fondo argumental, si no en la metodología con la que se debe percatar su intención, su desmedido mensaje antitético a lo que el espectador presencia. A priori, podríamos pensar en el laxo debate que genera el aborto, en su perorata ‘pro-vida’ que defiende la necesidad de proteger el espíritu humano y salvaguardar la institución de la familia. En un primer vistazo, se podría resumir la línea idealista del corto como un manifiesto ejemplarizante de los derechos humanos del nonato salvaguardado en los postulados ultracatólicos que aluden al aborto eugenésico como atroz amoralidad. Un llamamiento más a la reflexión de padre que intenta inculcar con razonamientos a su hija adolescente para que no lleve a cabo una decisión que parece errónea. Es decir, que podría ser el nuevo corto abanderado por el colectivo antiabortista para su nueva campaña publicitaria concienciadora construido con una estética abaratada y funcional.
En un primer visionado sería lo más lógico. Sin embargo, es maravilloso el juego visual que proclama más bien lo contrario, en una infectada argucia malévola que lanza un mensaje antagónico a la doctrina filocatólica. Analizado con detalle, visto dos o tres veces, estamos ante una destructiva y total transformación del corpus estético e ideológico de la directora con respecto a las alusiones intencionales de su trabajo. Una vez descubierto el juego visual constructivista, que no esconde ni camufla su propósito en un plano final sin ningún tipo de atenuación que desarregla lo que, a priori, hemos visto sin ver, se radicaliza la percepción de lo visto. Te quedas con la boca abierta y lo que “parecía ser” se convierte en otra cosa bien distinta. La información se dosifica afectada por la distancia focal, por el juego de foco de los personajes que, en el movimiento de enfoque de los personajes, da con el elemento clarividente de la perversa intención de la realizadora.
Las claves vienen dadas fundamentalmente por ESTO, pero antes por ESTO y definitivamente por ESTO OTRO. Una pena que este corto juguetón y vanguardista no haya sido considerado como finalista.