martes, 10 de agosto de 2010

The End Of History: La cerveza (todavía) más fuerte del mundo

Hace ya algunos meses se habló en este espacio multitemático de Tactical Nuclear Penguin, la (hasta el momento) cerveza más fuerte del mundo, de la empresa escocesa BrewDog, que había ido cosechando cierto nombre en terrenos de récords de graduación por botella en esta bebida. La marca, fundada en 2006, había logrado el gran objetivo de sus dos creadores y socios, James Watt y Martin Dickie: desbancar los alemanes de Schorschbraer, que habían logrado llegar a ser la cerveza con más potencia mundial con un volumen alcohólico de un 31%. Lo consiguieron con esa Tactical Nuclear Penguin, de 32%, compleja mezcla de cerveza y whisky acerada en barrilas durante meses en la isla de Arran a una temperatura de unos 20º bajo cero, secreto para obtener el máximo grado alcohólico de esta apoteósica bebida.
Sin embargo, para la Tactical Nuclear Penguin no hay límites. Han vuelto a batir su propio récord de grados en una birra y se han superado con una cerveza que contiene un volumen alcohólico de 55º. Su nombre es definitorio: The End of History. Se trata de una cerveza muy especial y exclusiva. Como todas estas apuestas arriesgadas, la tirada es muy reducida. Siguiendo esa línea de incorrección política tanto en sus campañas publicitarias como en el espíritu rebelde de provocación en esa constante búsqueda del más allá en las birras que te atizan bien con sólo un par de tragos, Watt y Dickie han lanzado una polémica novedad con su original embalaje. La nueva The End of History se presenta en dos variedades; con botella de ardilla gris y botella de armiño. Los propios creadores del invento aseguran que estos animales muertos provienen de accidentes automovilísticos ajenos a la caza (algo que no convence a los defensores de los animales), con los que un taxidermista ha confeccionado con la disciplina de los grandes maestros en la materia las botellas. La nueva BrewDog es un lujo muy caro, puesto que el modelo con funda de armiño cuesta unos 600 euros y el de la funda de ardilla gris cuesta 840.