miércoles, 10 de marzo de 2010

"Los Coreys" pierden a Haim

Los mitos de los 80 mueren cada día. Dejados en el olvido de una estantería en forma de película de culto, de omisión o superación de una edad que ya nunca se volverá a vivir o, en este caso, trágicamente, como es el repentino fallecimiento de Corey Haim, el más rebelde de los “Coreys”. Junto a Corey Feldman fue considerado el icono juvenil de una época a la que puso rostro. Es curioso que su primera película fuera ‘First Born’ y que coincidiera con el que ha sido otro de esos rebeldes que estuvo a punto de caer en las garras de la adicción sin retorno, Robert Downey Jr.. Éste pudo recuperarse y emerger como la estrella que es. Haim, hundido desde hace años en su propia miseria de niño prodigio transmutado por los años en otro juguete roto, nunca superó sus propios fantasmas y su fracaso como estrella de Hollywood.
Atrás quedaron aquellos títulos que se instauraron como ‘cult movies’; ‘Miedo azul’, la serie ‘The Edison Twins’, ‘Jóvenes Ocultos’, ‘Lucas’, ‘Papá Cadillac’… El joven que tenía el mundo en sus manos, pronto empezaría, como muchos otros prematuros ídolos de barro, a caer en los insondables abismos de la droga y de los excesos. Durante casi toda su juventud, Corey Haim se mantenido como un espectro de lo que fue. El documental ‘My myself and I: The Corey Haim video diary’ ya dejaba claro que poco o nada tenía que hacer en el mundo del espectáculo. Sin embargo, su nombre seguía en la memoria de los aficionados a aquellas películas que marcaron a una generación. Y no abandonó del todo la industria cinematográfica. Aunque, es cierto, que su apagada estrella nunca volvió a brillar. Un puñado de títulos innombrables directamente estrenados en el mercado videográfico bajo la etiqueta de la más cochambrosa serie Z es su más representativo legado.
Ni siquiera aquel reencuentro con Feldman en ‘National Lampoon's Last Resort’ reverdeció sus laureles quemados. Saltar de nuevo a la rumorología de los narcóticos más excesivos, de promover una estrambótica personalidad de estrella acabada vendiendo vello corporal y dientes a través de Internet no ayudó a su reinserción ni a su salvación. Tampoco sirvió el enésimo cruce de caminos con su tocayo Feldman en ‘Los dos Coreys’, emitida entre 2007 y 2008. Ni mucho menos el vacuo intentó de rescatar a los míticos ‘Jóvenes ocultos’ repitiendo el papel de Sam Emerson en una secuela trasnochada. Corey Feldman, que siguió una tortuosa adolescencia y juventud similar a la de Haim, logró encarrilar su vida, asumiendo su papel dentro del mundo. Corey Haim, no. Y ha representado hasta el final de su prematura muerte las consecuencias de lo que él mismo personificó con su alocada juventud. Por eso, no sorprende la noticia de su sobredosis y fallecimiento con 38 años. Sin embargo, sí entristece por aquellos recuerdos que su nombre siempre ha traído a nuestra memoria de cinéfilos ‘ochenteros’.