lunes, 14 de diciembre de 2009

John Carpenter: Before the cameras roll

Es un mito del celuloide, de una especie poco común. Por eso cuando siempre que se habla del regreso de este indócil cineasta llamado John Carpenter, se habla también de la vuelta de la integridad al cine, del testimonio de una lealtad a sí mismo y respecto a su obra que se ha perdido en el cine actual, independientemente de las bogas perecederas que surjan. Carpenter simboliza, sobre todo, la figura de uno de los más aventajados y diligentes directores que han poblado la Meca del cine durante toda su Historia.
Hace casi diez años que el veterano cineasta no había vuelto a rodar una película de cine. ‘Fantasmas de Marte’ fue aquella última cita. Tras varios rumores con unas cuantas cintas que no llegaron a ver la luz, el pasado julio se iniciaba ‘The Ward’, con las jóvenes actrices Amber Heard, Danielle Panabaker y Mika Boorem como protagonistas. Carpenter vuelve al cine de terror más puro y genuino, con un ‘thriller’ psicológico centrado en una joven que despierta en un hospital psiquiátrico sin saber cómo ha llegado allí. Tampoco recuerda nada de su pasado y procedencia. El insano lugar tiene atemorizadas a las demás chicas que aseguran ver un fantasma de una antigua paciente con un oscuro y terrorífico secreto. Lentamente, cada una de las chicas comenzará a desaparecer.
‘The Ward’ está en proceso de postproducción y se estrenará a lo largo de 2010. Básicamente, el post no avanza nada que no se haya leído previamente. De hecho, hace cosa de un mes, se filtraba el rodaje de una pequeña escena de la película. Sin embargo, lo que pone los pelos de punta e ilusiona a todo seguidor del director de ‘La Cosa’ o ‘Vampiros’ es ver EL VÍDEO que inicia su página web oficial. ‘The Ward: Before the cameras roll’ es un impagable documento que refleja algunos de los instantes previos al rodaje del filme, donde se puede ver a John Carpenter en su esperado regreso al cine, con la ilusión de un novato y la sabiduría de un maestro. Bajo las notas de ‘1997: Rescate en Nueva York’ vamos viendo una localización, unas notas con dibujos y apuntes sobre el filme, el departamento de arte trabajando, las camas del psiquiátrico y, finalmente, él. Carpenter, en esencia, de vuelta a su hábitat natural. Sin ningún tipo de duda, ésta será una de las películas más esperadas del año. Se mire por donde se mire.