lunes, 24 de agosto de 2009

Los mejores calamares del mundo

Este pasado fin de semana arrancaron las fiestas patronales en la pequeña localidad salmantina de Lumbrales, una semana después de la festividad de Nuestra Señora de la Asunción, Patrona del municipio, que tiene lugar el 15 de Agosto. Más allá de la fiesta, la alegría, la disipación disoluta y amabilidad de todas sus gentes, del colorido de sus calles, sus famosos encierros y festival taurino o el inigualable ambiente de festividad que se respira en las calles de esta población, existen dentro de sus atractivos dos pequeños edenes imprescindibles, uno culinario y un espacio para el gaudeamus del buen beber y del baile, que no hay que perderse si uno asiste a esta celebración popular de notable alborozo en la comarca de El Abadengo que se celebran estos días. Se trata del Bar Café Restaurante Florida y del Disco Bar Carpe Diem.
En el Café Florida, más conocido por sus gentes como “El pájaro”, debería ser famoso en toda guía de rutas que se precie, descrita con relevancia y distinción digna de cualquier estrella Michelín por sus célebres y suculentos calamares rebozados. Se podría empezar a enumerar las divinidades que éstos propagan en el paladar de aquéllos que tienen la suerte de saborear tan extraordinario manjar, pero sólo el que lo prueba repite indefectiblemente. Además de los calamares, la oferta de pinchos se dilata con sus ricas viandas en forma de pinchos tradicionales (gambas orly, huevos con bechamel, rica jeta, oreja, unas estupendas croquetas caseras…). Por otro lado, completando la propuesta si uno se acerca a Lumbrales y decide zambullirse en la fiesta local en toda su esencia, el Disco Bar Carpe Diem es el entorno perfecto para dar rienda suelta al cuerpo y la diversión con música para todos los gustos, a precios populares y con un ambiente de fraternidad, alegría y disolución jaranera y marcha hasta altas horas de la madrugada.
Lumbrales lleva años siendo una localidad cuyas fiestas se han convertido en un referente dentro de los festejos de la provincia de Salamanca. Si algún día os apetece probar todos estos obsequios para los sentidos, no dudéis en acercaros a estos dos locales que terminan formando parte de la vida de todo aquel que quiere repetir y volver a disfrutar de los mejores calamares del mundo. Y todo gracias al ímpetu y simpatía de José Luis, devoto de sus amigos y entregado a ofrecer lo mejor de sí mismo y de estos dos establecimientos lumbralenses.