viernes, 24 de abril de 2009

La evolución de las figuras de acción

Dejando a un lado las teorías de Charles Darwin y Alfred Russel Wallace, la evolución afecta con un proceso de cambio en el tiempo no sólo a los seres vivos, vale, pero también a los juguetes y muñecos. Obviamente, estos instrumentos de ocio no cambian en sí mismos, pero sí evolucionan a lo largo de las décadas, con novedades, adaptándose a la actualidad con mejoras en forma y aspecto. Por eso, aquéllas figuras de antaño siguen siendo, hoy en día, motivo de actualización dentro del coleccionismo o simplemente del ocio infantil.
Las figuras de acción, efigies del recuerdo y evocación colectiva han pasado con los años a adquirir una apariencia, calidad y terminado final que hace años hubieran sido imposibles. Las marcas de estos juguetes han entendido que el perfeccionamiento supone no sólo cuidar el detallismo de las novedades, sino la actualización de los antiguallas que siguen teniendo adeptos y compradores.
En las fotos superiores, algunos ejemplos de esta curiosa evolución.