martes, 17 de febrero de 2009

Otro cumpleaños más

Hoy en teléfono tiene más ajetreo del habitual, el mail acopia una actividad pródiga en imaginación y en Facebook, que es la última moda, ha tenido un buen número de notificaciones. Otro más. Y han caído ya unos cuantos. Concretamente el correspondiente al noveno término de la sucesión de Fibonacci, después de 21 y antes de 55. Y la lectura positiva de todo ello es que aún no me he cansado de cumplirlos. Celebro los cumpleaños con alegría, sin la necesidad que hacer recapitulación de ese historial del pasado o perspectivas de futuro capaces de materializarse en insatisfacción o frustración. Funciona el cinismo para hacer frente a la crisis de la edad; la vida es una gran ‘sitcom’ de humor negro que hay que aprender a disfrutar con las putadas que ésta te va haciendo. Y en ello estoy.
Hay que asumir los cumpleaños como lo que son, una gran fieshhhta, una serie de escalones que van directos al discernimiento de la evolución personal, del respeto por uno mismo e, inevitablemente, que conlleva hacia la madurez. En estos términos de filosofía de saldo, en ese halo superficial, se esconde el secreto de avanzar en edad sin que a uno le pesen los años; la indiferencia. Me da igual cumplir años. Hay que divertirse y vivir el momento. Ésa es la máxima. Es absurdo plantearse este tipo de cosas porque es inevitable. Aunque ya no se aguante la fiesta como hace años, el sobrepeso sea un compañero de viaje y aparezcan pelos blancos en los lugares más insospechados, hay que mirar con dignidad y expectativa lo mucho o lo poco que quede por vivir. La diversión exige una constante entrega en la que no hay lugar para plantearse si uno tiene un año más o está más viejo.
El pasado sábado tuvo lugar la celebración anticipada de un gran evento para festejar este aniversario. La treintena de personas que asistieron a la monumental fiesta son parte de la razón y el secreto para asumir como nimiedad el trance de ése año más. Así como la familia, mis padres, Myrian y todos aquellos que se molestan en llamar, en enviar un sms, en escribir en redes sociales o enviar mails, sin olvidar la fruición materialista al que conlleva este tipo de aniversarios con suculentos regalos que aparecerán mañana como actualización de este post. Lo importante es estar bien rodeado. Un cumpleaños viene a ser otra excusa para la socialización con los amigos y la familia, otra oportunidad para la jarana y la alegría. Es decir, que la celebración y la juerga deben ser constantes.
Y así, otro más… y otro. Con voluntad de júbilo y exultación cervecera. Eso, siempre.
Y que me quiten lo “bailao”.
UPDATE
1.- Figura articulada 45 cm. ‘Alien’ (Neca).
2.- ‘Los Soprano - Colección Completa’ (Warner).
3.- ‘La bruja troll y otras historias’, de Mike Mignola. (Norma editorial).
4.- ‘El ataúd encadenado y otras historias’, de Mike Nignola (Norma editorial).
5.- ‘El arte de Hellboy’, de Mike Mignola’ (Norma editorial).
6.- Frank Miller ‘El Arte de Sin City’ (Norma editorial).
7.- Playmobil BBK.
8.- ‘Titanic’ (Edición coleccionista 4 discos), de James Cameron (20th Century Fox).
9.- Cabezón Boba Fett, Colección ‘Star Wars’ (Funko).
10.- Set 1 ‘Vicky, el vikingo’ (Vicky, Faxe, Gorm), de SD Toys.
11.- ‘Moteros tranquilos, toros salvajes’, de Peter Biskind (Anagrama).
12.- Hucha Carlsberg.
13.- ‘La guía de Brian Griffin sobre priva, pavas y el arte olvidado de ser un hombre’, de Andrew Goldberg, de la colección ‘Padre de Familia’ (Asteberri).
14.- ‘Psychobase (333 asesinos de cine)’, de E. Martínez, R.Pajarón y A.Muñoz (Dolmen).
15.- Edición especial ‘Todos los hombres del presidente’, de Alan J. Pakula (Warner).
16.- Réplica látigo ‘Indiana Jones’ (LucasFilms™).
17.- Sexta Temporada ‘The Shield’ (Sony).
Click sobre la imagen para ver en grande.