miércoles, 4 de febrero de 2009

Adiós al padre de los Playmobil

1930-2009
Gracias Hans, por haber hecho nuestra infancia más feliz e imaginativa. Por haber hecho posible que muchas de nuestras mejores historias tuvieran una grafía generacional. Nunca olvidaremos esa pequeña figura de 7’5 centímetros con rostro sonriente y entrañable estatismo, ni sus múltiples e inacabables accesorios; su barco pirata, su nave espacial, su ‘jeep’ de safari, su fuerte, su helicóptero, su granja, sus caballos, sus motos, sus armas, sus coches… Nunca un trozo de plástico tan insignificante dio tantas horas de ocio a los niños, con la simplicidad de una idea basada en los dibujos infantiles y llevada a cabo en 1974.
Gracias Hans por esos Playbomil, los ‘clicks’ de toda la vida, por haber contribuido con tu fabrica de sueños al recuerdo de millones de chavales de todas las edades, niños y adultos, que hoy rememoran con tu fallecimiento la añoranza de una etapa a la que diste uno de sus elementos más populares e ilustres.
El mundo del juguete está de luto con la pérdida del alemán Hans Beck.
D.E.P.