miércoles, 3 de septiembre de 2008

Muere la voz de Dios

Sin él los ‘trailers’, ese concepto tan arraigado a la historia del cine que va perdiendo su significado a lo largo de los años, no serían lo que son sin la voz de Don Lafontaine, que puso su profunda locución llena de carisma al servicio de más de 5.000 avances cinematográficos y centenares de anuncios, llegando a acumular hasta 10 trabajos diarios. El rey del ‘voiceover’ nos deja huérfanos de la magia y de su encabezamiento más mítico: “In a world... (en un mundo...)”. Hollywood se va quedando también sin su sortilegio clásico en muchos de los terrenos menos conocidos por el gran público.