martes, 8 de julio de 2008

Apocalipsis medioambiental

Es la noticia del día.
El verano siempre es una de esas épocas con poco que contar. Aquí y en China, por mucho que tengan los Juegos Olímpicos de por medio. La deducción de noticias de carácter político durante las vacaciones, hace que la nunca existente plétora informativa quede relegada a un segundo término. Llegados a este caso, siempre hay dos vías a seguir; liar el hato del sensacionalismo absurdo (y, lamentablemente, algo olvidado) como la reaparición de ese icono monstruoso que es Nessie en Escocia o el más autóctono el sanabreño y temido Mojaruelo, unidas a realizar conexiones por doquier con las vacacionales operaciones salidas y entradas automovilísticas o dedicar el tiempo a informar del ocio en todas sus ramas. Otra es dramatizar hechos a los que el resto del año se les da una cobertura fugaz e injusta como a la inmigración o las epidemias causadas por las hambrunas en África. Desde este año, tenemos una nueva a añadir a estas dos categorías. Se trata de una moda a la que podríamos llamar “los peligros de la hecatombe sistematizada y popular”, que llega a la audiencia en forma de lemas ‘greenpeaceados’ para que forma parte de las conversaciones de ascensor, que se van a tecnificar más allá de frases como “Vaya calor. ya ha llegado el verano” por otras donde suenen términos como abusos medioambientales, contaminación y polución. “Oiga, cómo está el aire de contaminado”. La lógica respuesta sería “Ya lo advirtió el Premio Nobel Al Gore en su documental ganador del Oscar”.
Las vacaciones del Rey y su afición por navegar ya no son noticia. Tampoco las fiestas de los pueblos. Lo que se lleva es la contaminación. Y no es para menos la aprensión sembrada. Si hace pocos días los medios advertían que los patrones de deshielo en el Ártico en las últimas décadas han ido decreciendo en unos siete kilómetros al año, hoy sabemos que en Europa se registran al año 370.000 muertes por respirar aire contaminado, y en concreto en España, 16.000, según datos del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino.
El Apocalipsis va a llegaaaaar…