jueves, 5 de junio de 2008

Es la hora del espectáculo

La reedición del clásico enfrentamiento en la Final de la NBA entre Boston Celtics y Los Angeles Lakers después de veintiún años desde su último encuentro por el título, hacen revivir el espíritu de aquellos tiempos perdidos con “Magic” Johnson y Larry Bird en el recuerdo, como adalides del mejor baloncesto del mundo hasta la llegada del todopoderoso Michael Jordan.
Y lo es no por la semejanza de juego de aquéllos años y el que se juega en la actualidad. Los tiempos han cambiado. Lo es porque por primera vez en la historia, un español, Pau Gasol, convertido en el jugador clave del equipo angelino, luchará por el anillo que acredita al equipo vencedor como campeón mundial de un deporte de élite tan exigente como es el baloncesto. También es la restitución de un duelo primigenio, de dos conjuntos capaces de concentrar la atención de todo el universo deportivo. El comisionado del torneo David Stern y la ABC, la cadena responsable de la retransmisión de las finales, se frotan las manos con este choque de dos equipos clásicos que acumulan 30 títulos de la NBA (16 los Celtics, 14 los Lakers). Es LA GRAN FINAL esperada por todos.
A partir de esta misma madrugada, el mítico duelo revivirá el entusiasmo y la magia del basket. Ha llegado la hora del ataque de los de Kobe Bryant y Gasol contra la fuerza defensiva del equipo del ‘Big Three’ Kevin Garnett, Paul Pierce y Ray Allen. También del apasionante enfrentamiento en los banquillos entre Phil Jackson y Red Auerbach, ambos con nueve títulos en su haber.
El primer combate, a través de Cuatroº, partir de las 3 de la madrugada, en el Staples Center.
Es la hora de gritar con más fuerza que nunca “I love this Game!”.