lunes, 2 de junio de 2008

Cuando ellos son ellas

Hace un par de semanas, los Wachowski regresaban a la gran pantalla con ‘Speed Racer’. Y lo hacían después de casi una década alejados de la dirección. Estos consanguíneos pusieron el cine de fin de milenio patas arriba con una película que cambio el Séptimo Arte y su revolución tecnológica. Como todos sabemos, se trataba de ‘Matrix’. Poco se sabía de ellos entonces. Únicamente que habían debutado en el cine con ‘Lazos Ardientes’, una pequeña pieza de cine negro y lésbico totalmente arrebatadora y que habían guionizado la película de Richard Donner ‘Asesinos’, con Sylvester Stallone y Antonio Banderas. Después del éxito de la saga ‘Matrix’, poco se supo de ellos después. Alejados del mundo de la farándula, los hermanos Larry y David han procurado alejarse del mundanal ruidio de la gran industriam; no les gusta promocionar sus filmes y no aparecen en ninguna imagen pública. Actualmente, esto es una condición infranqueable en sus contratos.
La vida de estos directores, como las de cualquier otro pasaron desapercibidas, hasta que Larry, el menor de los ellos, se convirtió en la comidilla de Hollywood cuando se reveló su gusto por el travestismo y el sadomasoquismo, haciendo oficial uno de los rumores más controvertidos de los círculos de la prensa rosa cinematográfica de los últimos tiempos: Larry pasó a llamarse Lana Wachowski. Antes, la espiral de rumores destapó su divorció de Thea Bloom, que era su novia de colegio y esposa durante nueve años, para caer en los brazos de Karin Winslow, más conocida como Ilsa Strix, una conocida dominatrix profesional para la que el cineasta ejerció de “esclavo” y participó en todo tipo de vejaciones y sodomías. Esta “ama” capaz, según sus propias palabras de “colocar 333 agujas en su sólo pene”, mantuvo un romance apasionado con Lana, que no dudó en ceder como sumiso adicto a la brutalidad de esta bestia de imponente cuerpo con la que apareció en el estreno de Cannes de ‘Matrix Reloaded’. Ahí es nada. Poco después, Larry sacó su lado femenino al exterior. Se dieron sentencias judiciales en las que aparecía el nombre de Larry bajo el A.K.A. de Laurenca Wachowski. O eso es lo que cuentan, porque según Joel Silver y la Warner Bros. Lana Wachowski continúa siendo Larry. Y así aparece en los créditos de ‘Speed Racer’.
Lo cierto, es que este tema no es nuevo en Hollywood.
Hay otros célebres transexuales dentro del orbe cinematográfico que un buen día decidieron dejar de llamarse con nombre de maromo y pasar a ser una refinada fémina, con operación o sin ella. Mujeres encerradas en cuerpos de hombres, cineastas o actores que, por naturaleza o cansados de sí mismos, determinaron que era mejor cambiar los calzoncillos por las bragas o los sujetadores de encaje y la máquina de afeitar por la cera depilatoria.
Wendy Carlos, nacida como Walter Carlos, fue una de las primeras compositoras que utilizó sintetizadores para componer sus partituras, lo que la convirtió en una de las pioneras e innovadoras de la música electrónica estadounidense. Su disco ‘Switched-On Bach’ llegó a ser el disco más vendido de todos los tiempos. Su aportación cinematográfica vino dada por su revolucionaria adaptación musical de los clásicos de para Beethoven en ‘A Clockwork Orange (La naranja mecánica)’ y en la inquietante partitura para ‘El resplandor’, ambas de Stanley Kubrick. Así como otra joya de la música electrónica dentro del filme de culto ‘TRON’, de Steven Lisberger.
Elizabeth Cimino, nacido y conocido en el medio fílmico como Michael Cimino. Un caso sorprendente en todos los aspectos. Cimino pasó de ser un prometedor guionista a un director estrella cuando su segunda película como cineasta, ‘El cazador’, se convirtió de la noche a la mañana en un éxito de crítica y público. Un clásico instantáneo con un reparo estelar que consiguió cinco Oscar (incluido el de mejor director y mejor película) en la gala de 1978 de los famosos premios. Su siguiente película llegaba en forma de cheque en blanco. ‘La puerta del Cielo’ supuso un gasto estratosférico para las cifras de la época y fue un descalabro comercial tan abusivo y descomunal que estuvo a punto de llevar a pique a la United Artist. Extravagante y obsesivo con la perfección (se dice que grabó más de 200 horas de metraje en ésta última película), Cimino se labró una fama de director maldito que le mantuvo alejado de Hollywood varios años. Por supuesto, nunca llegó a ser el director que todos auguraban. Realizó alguna película en los 80 como ‘Horas desesperadas’ y en los 90 con ‘The Sunchaser’. Ahora prepara la que será su vuelta detrás de las cámaras con el drama ‘Man's Fate’. Ahora Cimino es Elizabeth, un trasunto de Yoko Ono.
Alexis Arquette, nació como Robert Arquette en una familia prole de actores y actrices sólo comparable a la de los Baldwin. Hermana de Rosanna, Patricia y David Arquette, Alexis siempre ha sido el miembro de la familia menos conocido para el gran público, interpretando durante años el rol de Eva Destruction, una reconocida ‘drag queen’. En su carrera cinematográfica destacan algunos papeles importantes como el de la inolvidable Georgette de ‘Ultima salida: Brooklyn’, brevemente en ‘Pulp Fiction’, ‘Tres formas de amar’, ‘Cosas que nunca te dije’, de Isabel Coixet, ‘El cantante de Bodas’ o ‘Atrapado’, junto a John Travolta. Su aportación, en muchos de estos casos no ha pasado de la breve aparición. Utilizando su transexualidad como punto dramático, el documental de Matthew Barbato ‘Alexis Arquette: she's my brother’, es un recorrido sobre sus miedos, sus desencuentros y las satisfacciones de pasar de ser un ‘drag queen’ a una mujer transexual que tuvo cierta repercusión en el Festival de Tribeca.
En España también tenemos dos ilustres representantes de este recorrido por la transexualidad en el cine, cuando cansados de que les llamaran Manolo y Toño, respectivamente, y esclavizados en un cuerpo de hombre siendo mujeres, Bibiana Fernández y Antonia San Juan pasaron a ser actrices, con mejor o peor suerte dentro del mundo del espectáculo.
¿Todo esto a qué viene a cuento? Pues debido a que el siguiente post será la review (con cierto retraso con todo el empacho de ‘Indiana Jones’), de la película ‘Speed Racer’.