lunes, 14 de abril de 2008

Tarantino, 'Río Bravo' y John Carpenter

El pasado verano, Warner lanzaba una edición de lujo de uno de los clásicos del ‘western’ por excelencia: ‘Río Bravo’, una de las muchas obras maestras de Howard Hawks. Se distribuyeron dos versiones de la edición de dos discos, en la que destacaba una con una caja de tela, muy cuidada en su aspecto exterior. Muy ‘western’. No está mal. Los extras tampoco es que sean una dádiva de esplendidez; hay una galería de tráilers de películas clásicas de John Wayne, un documental de 1973 sobre la figura del cineasta Howard Hawks, una colección de fotos del rodaje de la película, otro documental conmemorativo titulado ‘Rio Bravo de Howard Hawks’ y un curioso documento visual sobre los escenarios donde se rodó el filme ‘Old Tucson: Donde se Pasean los Mitos’.
Pero hay algo que llama poderosamente la atención. En la sección de extras de comentarios aparece como estrella invitada Quentin Tarantino. Uno se imagina a los muchos seguidores del creador de ‘Reservoir Dogs’ haciéndose con el DVD por esta razón, la de disfrutar de Tarantino narrando con su habitual verbigracia una de las piezas fundamentales del género. A la hora de abrir el dvd, colocarlo en el reproductor y escoger esta opción se encuentra, de repente, que la voz de Tarantino no pertenece a la que se escucha en la banda de audio. La sorpresa es mucho mayor. Obviamente, para los fans de Quentin, seguro que es una terrible decepción, pero cuando en realidad se desvela que los comentarios son de John Carpenter y Richard Schickel, la sorpresa es mayúscula. No sólo porque Carpenter ha sido uno de los creadores que mejor ha sabido proseguir con la dimensionalidad argumental de este ‘Río Bravo’ a lo largo de su contundente filmografía, sino que Schickel es uno de los más reputados y veteranos analistas cinematográficos de Hollywood.
‘Río Bravo’ pertenece a esa estirpe de películas inmortales que mantienen su vigencia a través de los años. La historia de ese arquetípico héroe, John T. Chance, al que da vida un homérico John Wayne, sheriff de una pequeña ciudad del Oeste que debe arrestar a uno de sus hermanos Burdette, familia de poderoso linaje que no dudará en buscar venganza por esta detención. La cinta de Hawks funciona con un perfecto engranaje de comedia, drama y acción, sabiendo reconvertir la trama inmersa en la épica del ‘western’, suplantando espacios abiertos y paisajes espectaculares por la reclusión de las escenas más importantes en la pequeña cárcel del pueblo, donde transcurre gran parte de la acción.
Un puñado de personajes entrañables como Chance, Dude, el alcohólico ex ayudante del sheriff interpretado por Dean Martin que necesita recuperar la autoestima, el joven Colorado Ryan (Rickey Nelson), la seductora jugadora de cartas Feathers (Angie Dickinson) y el viejo gruñón Stumpy (Walter Brennan) se unen al control de la puesta en escena y dirección de Hawks, la poesía visual de su conjunto y la partitura de Dimitri Tiomkin para hacer de ´Río Bravo’ una pieza única de valiosa autenticidad que supone un himno a la lealtad y a la dignidad de la gente corriente que determinó la cara oculta del género. Pura epopeya del ‘western’ que se cierra con el mítico tema ‘My Rifle, My Pony and Me’. CINE con mayúsculas.